Conocedores
Close
Viajes 06/03/2017

Charleston Santa Teresa: el hotel de Cartagena que combina lujo, historia y un servicio impecable

Estuvimos alojándonos en este lujoso hotel que se ubica en lo más alto de la propuesta hotelera en Colombia. Imágenes

Marcos Toscani

Seguir en

Cartagena de Indias es uno de los destinos del momento, y gran colaborador del repunte turístico de Colombia. Gran parte de ello es la buena oferta hotelera que tiene la ciudad en todas las categorías y diferentes zonas.

Sin dudas, la Ciudad Amurallada es el corazón de Cartagena y la postal más buscada por los viajeros que llegan, donde un hotel logra destacarse tanto por su imponente estructura como por todo lo que tiene para ofrecer.

Estoy hablando de Charleston Santa Teresa, uno de los hoteles de lujo más exclusivos de Cartagena, en el cual estuve alejándome hace uno días y viviendo toda la experiencia.

Al llegar al hotel, su ingreso impacta y nos recuerda instantáneamente que estamos en un destino único, es que Charleston fue originalmente un convento del siglo XVII y que con el tiempo pasó a tener diferentes usos hasta llegar en la actualidad a ser hotel.

La bienvenida es la que se puede esperar de un hotel de lujo, y pude percibir la calidez del personal desde el primer momento, como también el rápido proceso de check-in, inclusive confirmándome que mi habitación estaba lista antes de tiempo.

En ese momento, fui invitado a dirigirme a mi habitación, y fue cuando pude comenzar a percibir la esencia de Charleston Santa Teresa, toda la historia que refleja y la particularidad de sus pasillos, espacios y balcones que no se parecen a ningún otro lugar.

De un espacio central concurrido, a diferentes sectores en donde la tranquilidad, la combinación de arquitectura colonial y republicana y una vegetación que oxigena el clima caluroso de Cartagena fueron parte de mi recorrido hasta llegar a mi suite.

Al ingresar a la habitación fue una sorpresa. Los techos extremadamente altos (no recuerdo haber estado en una habitación con esta característica tan pronunciada) y el diseño de los muebles, las paredes y los cuadros contribuían a hacer a esta habitación algo diferente.

En la mesa, encontré (además de un iPad, apuesta interesante) un plato de frutas varias, sumado a una degustación de postres y dos de las bebidas más típicas del lugar: jugo corozo y limonada de coco.

La espaciosa suite tenía detalles por donde se observara, y en el baño se podían encontrar pétalos distribuidos en diferentes sectores.

Sin dudas, era una habitación que invitaba a quedarse en ella, muy bien climatizada (algo fundamental en Cartagena) y con el espacio suficiente para sentirse como en casa.

Pero quería recorrer más el hotel para conocerlo, y fue en ese momento cuando se presentó Fredy Montoya, su Front Desk Manager, un hombre clave en el establecimiento, y responsable de haber hecho que mi estadía en Charleston Santa Teresa supere mis expectativas.

Tanto Montoya -que su pasión por hacer que los huéspedes tengan la mejor experiencia posible es notable- como todo el personal con el que pude dialogar, mostraron simpatía y predisposición para que mi estancia sea un placer.

Pero el calor se sentía y el sol invitaba a disfrutarse, y era momento de llegar a la piscina.

Ubicada en el último piso, la piscina de Charleston Santa Teresa es única por las fantásticas vistas que ofrece de Cartagena, y hablo en plural porque podemos observar en cualquier angulo y encontraremos un spot fotografiable.

Con diferentes espacios para el relax, esa terraza invita a disfrutarse a cualquier hora del día, y fue el lugar que elegí para almorzar, algo que recomiendo.

Es que en ese piso se encuentra uno de los restaurantes, y también el lugar donde se desayuna, con una propuesta variada en frutas, panificación y platos típicos colombianos como la tradicional arepa de huevo.

El hotel cuanta con dos restaurantes más. Uno ubicado en el patio central cubierto del hotel y otro en el exterior, en la plaza frente al ingreso, donde -además de una buena propuesta gastronómica- hay eventos dependiendo del día.

Además, Charleston Santa Teresa es un lugar para eventos, particularmente bodas en un espacio único que es elegido por quienes buscan un evento más que exclusivo en Cartagena.

Charleston está lleno de detalles, y combina perfectamente lo antiguo con lo moderno, como el diario en la puerta de la habitación o la opción de leerlo en un iPad.

Sin dudas, Charleston Santa Teresa es un espacio ideal para quienes busquen alojarse en un hotel de lujo en Cartagena con toda la impronta e historia de la ciudad, y un servicio dedicado y esmerado.

Para conocer más sobre el hotel se puede ingresar aquí.