Conocedores
Close
Viajes 12/06/2017

¿De viaje por Nueva Zelanda? Cuatro originales opciones de alojamiento

Se puede elegir entre silos donde se almacena el grano, caravanas gitanas y casas en los árboles

Nueva Zelanda cuenta con algunos de los paisajes más singulares del mundo y un montón de opciones de alojamiento a la orilla del camino para disfrutar de las vistas.

Los neozelandeses se enorgullecen de su ingenio y en #CONOCEDORES les presentamos algunos de los lugares más curiosos para quedarse a lo largo de todo el país.

Se puede elegir entre silos donde se almacena el grano, caravanas gitanas y casas en los árboles.

En cualquiera de las opciones, es posible disfrutar de la gran hospitalidad kiwi y la impactante belleza de Aotearoa.

El Faro, en Wellington (Foto principal)
Cuando Bruce Stokell decidió construir un estudio de pintura para su esposa, pronto se dio cuenta que si lo situaba lo suficientemente alto, sería capaz de ver la Isla del Sur desde el sitio en el vecindario de Island Bay a la orilla del mar en Wellington.

Y así, en 1994, el Faro “el único tipo de estructura con cualquier integridad junto al mar” entró en existencia.

“Debido a que es un faro, es alto y está en la vista – no hay hierba o arbustos alrededor de él – es como estar en la proa de un barco,” dice Stokell.

Luego están las connotaciones que vienen con el faro – el romance, el aislamiento, es acogedor si se está con un ser querido aunque el tiempo haga estragos al exterior. “El mar en Island Bay es hermoso los días de tormenta – el choque de las olas contra las rocas, la brisa va de 20 a 30 pies en el aire. Es simplemente hermoso de ver “.

The Jailhouse en Christchurch
Construida en 1874, The Jailhouse en Christchurch se ha utilizado para diversos fines: una prisión de hombres, una prisión de mujeres y una instalación militar. Fue abandonada en 1999, y estuvo vacía hasta 2006, año en que resurgió como un hostal.

El gerente Nikki Haydurst dijo que a los huéspedes les encanta la experiencia única de dormir en una cárcel. Una gran parte de la estructura se mantuvo, y la mayoría de las habitaciones solía ser una celda – sólo podemos imaginar quién dormía en la habitación previamente. El hostal cuenta con ochenta camas y ofrece varios alojamientos diferentes, que incluyen habitaciones compartidas o familiares.

Hayhurst comentó que a los visitantes también les encanta ser alojados en un edificio histórico situado en una ciudad que ya no tiene tantos edificios antiguos, debido a los terremotos.

SiloStay, Little River
SiloStay es una sorprendente adición al paisaje: los silos metálicos, tradicionalmente utilizados para almacenar granos, han sido reutilizados como alojamiento y ahora se asoman sobre la aldea de Little River, en la Península Banks, al sur de Christchurch.

Los silos combinan el diseño de vanguardia y un compromiso con el medio ambiente con el alojamiento de alta gama que no se puede esperar al mirar el estilo agrícola del complejo.

Hapuku Lodge + Tree Houses, Kaikoura
Hapuku Lodge + Tree Houses abrió sus puertas en 2003, establecido por los cinco hermanos de la familia Wilson, justo al norte de Kaikoura, en la costa este de la Isla Sur. Originalmente ofreciendo sólo seis camas en el lodge, la familia pronto se dio cuenta de que existía la oportunidad de algo mucho más grande, algo que quedara con la belleza de las múltiples facetas de Kaikoura – elevadas montañas coronadas de nieve y las olas coronadas de blanco. Así que las casas del árbol fueron construidas, poniendo a los huéspedes más cercanos a “los pájaros, las montañas, el océano y al cielo”.

Las cinco casas de árbol se encuentran a 10 metros sobre el suelo en un conjunto de árboles nativos de kanuka, con vistas a las tierras de cultivo verdes y las colinas verde oscuro. Los propietarios tienen un enfoque verde, con un gran interés en mantener este lugar de belleza especial – verdadero lujo en uno de los lugares más espectaculares de Nueva Zelanda. ¿Que podría ser mejor?