Conocedores
Close
Viajes 09/03/2017

Four Seasons Bogotá: el hotel que mejor combina lujo y servicio en la capital colombiana

Nos alojamos en una de las dos propiedades de la cadena canadiense que llegó para conquistar el mercado premium de Bogotá. Imágenes

Marcos Toscani

Seguir en

Una capital tan importante como Bogotá merecía una propuesta hotelera que esté acorde a lo que los colombianos y el viajero internacional que visita la ciudad necesita, y la cadena canadiense Four Seasons decidió desembarcar de una forma particular.

Bogotá se convirtió en una de las pocas ciudades del mundo en contar con dos propiedades de Four Seasons (Nueva York, Londres y Miami son solo algunas) una llamada Four Seasons Casa Medina y la otra simplemente Four Seasons Bogotá.

En este casó me voy a enfocar en esta última, ya que estuve alojándome algunos días en Four Seasons Bogotá, un hotel que sin dudas quedó entre mis favoritos en Colombia.

La bienvenida

Desde el momento que mi Uber estacionó en la puerta de la propiedad, supe que estaba en mi destino, ya que fue instantáneo el saludo por mi nombre y la cordial recepción que la cadena acostumbra a hacer con sus huéspedes.

Era momento de ingresar y hacer el check-in, un proceso que ya había adelantado a través de la app de la cadena, y que fue realmente rápido y amable.

Visualmente se puede percibir la calidez de su ingreso y lobby, con elementos de diseño y arreglos florales en su interior, sumado a un exterior que combina ladrillos con una frondosa vegetación perfectamente cuidada.

Por su tamaño, Four Seasons Bogotá podría definirse como un mix perfecto entre un gran hotel de lujo y un hotel boutique

Aunque no es un hotel pequeño, es fácil habituarse a sus espacios y rápidamente uno puede sentirme cómodo y orientado sobre las diferentes áreas de la propiedad.

Four Seasons Bogotá está ubicado en la zona T, y particularmente la cuadra en la que se encuentra está llena de vida (tanto de día como de noche) con restaurantes y bares que concentran a lo más trendy de Bogotá, y lo que nos aseguran un ambiente agradable en cualquier momento.

Era momento de dirigirme a mi habitación

Con un diseño minimalista y un gusto exquisito, mi habitación era del tipo que disfruto en un hotel de ciudad. Espaciosa, con buena iluminación y con lugar tanto para descansar como para trabajar.

La cama es la protagonista, y quien se haya alojado alguna vez en un Four Seasons sabe que es una marca registrada de la cadena, y están diseñadas especialmente para asegurarnos el mejor descanso.

El baño tiene un particular diseño, con una isla central para el espacio de tocador muy bien logrado.

Four Seasons Bogotá ha apostado por la tecnología para sus habitaciones, y hay varios aspectos que los más geeks disfrutarán.

Además de contar con Wi-Fi gratuito (hay una opción paga para quien desee mayor velocidad) la habitación cuenta con conexiones varias, un reloj-parlante y smart tv.

Un sistema digital para indicar si deseamos que no nos molesten o que por favor realicen el servicio a la habitación.

Junto al escritorio nos encontramos con el minibar, que incluye opciones varias y una cafetera Nespresso a nuestra disposición.

Gastronomía

La zona ofrece muy buenas propuestas gastronómicas, y una de ellas es justamente la que se encuentra en el hotel, que se ha convertido en uno de los restaurantes preferidos de los bogotanos y los visitantes.

Kuru es un restaurante japonés -significa Cool en ese idioma- que ofrece un ambiente relajado con mucho diseño (por ejemplo, lámparas by Issey Miyake) y es ideal tanto para almuerzo como para cena.

La propuesta es variada, y pude probar diferentes platos. Desde originales rolls hasta carnes preparadas en la parrilla japonesa robata, un distintivito de Kuru.

Pero no todo queda en la comida, ya que Kuru ofrece una propuesta de cocteles a cargo del bartender Jeisson Caro que sorprende.

Oriental Bramble es uno de ellos, con una presentación más que atractiva.

Para bebidas sin alcohol, no puedo dejar de recomendar la limonada de pepino, un favorito.

El desayuno se ofrece en otro de los espacios gastronómicos de FS Bogotá llamado La Biblioteca

Con tradicionales platos colombianos combinados con panificación, frutas, buen café y jugos naturales (el de mandarina mi preferido) FS Bogotá ofrece un desayuno acorde con las expectativas.

El hotel cuenta con gimnasio en uno de los pisos inferiores con máquinas de última generación y de un tamaño considerable para las dimensiones del hotel, al cual podemos acceder 24 horas.

Junto al gimnasio se encuentra el spa, uno de los preferidos de Bogotá.

Con espacios para tratamientos individuales o en pareja, el spa inspirado en la esmeralda es un lugar que nos invitará a disfrutarlo.

Four Seasons Bogotá es una propiedad que levanta la vara para la hotelería en la capital colombiana, y definir por qué me gustó el hotel no se reduce a su exquisita gastronomía, sus confortables habitaciones o la zona trendy en la que está ubicada.

Lo mejor, el factor humano

Su mayor diferencial es el servicio y su gente. Desde Paula Gamboa -PR de Four Seasons Colombia y toda su calidez- a todos quienes trabajan en el hotel, nos demuestran que saben quienes somos, qué cosas nos gustan y cómo hacernos sentir en casa.

Cada uno de ellos hace que sea inevitable pensar en volver a elegir Four Seasons Bogotá la próxima vez que visite Colombia, y recomendar hacerlo a quienes estén planificando viajar a este destino.

Para conocer más del hotel, se puede ingresar aquí.