Conocedores
Close
Viajes 28/03/2017

[Review] Four Seasons Casa Medina, una mansión para sentirnos en Bogotá como en casa

Es uno de los dos hoteles que la cadena tiene en la capital colombiana, combinando tradición local con el servicio de Four Seasons

Marcos Toscani

Seguir en

Bogotá es una ciudad que crece, tanto como destino turístico como de negocios, y no es casual que la cadena de hoteles de lujo de origen canadiense haya desembarcado con dos propiedades en ella, como lo ha hecho en ciudades seleccionadas alrededor del mundo.

Son dos hoteles en la ciudad, Four Seasons Bogotá (donde se puede ver más información aquí) y Four Seasons Casa Medina, en el cual me enfocaré en esta nota.

Declarado monumento de interés cultural por el Ministerio Colombiano de Cultura, Four Seasons Casa Medina combina de manera perfecta una propiedad que nos hace sentir en casa con el servicio distintivo de la cadena.

Originalmente un edificio de departamentos construido en la primera mitad del siglo pasado, Casa Medina fue remodelado en más de una oportunidad para ser lo que es hoy.

Aunque es imponente desde afuera, en su interior tiene todas las condiciones para hacernos sentir como en casa, con ambientes cálidos, columnas de piedra, espacios verdes y mucha luz natural en los espacios comunes.

La visión del arquitecto Santiago Medina Mejía queda plasmada en sus detalles, que se encuentran en toda la propiedad, que se combina con un renovado enfoque en diseño que Four Seasons realizó para su apertura.

Está ubicado en la zona G de Bogotá, que es relativamente tranquila, pero cuenta con varios de los mejores restaurantes de la capital colombiana.

Justamente el restaurant principal de Four Seasons Casa Medina es uno de sus lugares más atractivos (probablemente mi lugar favorito en el hotel).

Cuenta con un techo vidriado (que también puede abrirse) que permite el ingreso de luz natural en todas las condiciones y genera un ambiente cálido y elegante.

El restaurante se llama Castanyoles, y tal como podemos deducir por su nombre, su gastronomía es española, y lo convierte en uno de los más importante de Bogotá.

La propuesta de tapas y platos de origen español se combina con una variada oferta de cocteles, e infaltables sangrías.

El desayuno -que se toma en ese mismo lugar- ofrece una seleccionada variedad de frutas, panificación y platos típicos colombianos, como la infaltable arepa de huevo, o reinterpretaciones de clásicos como los huevos benedictinos, con un toque local.

El hotel se divide en dos edificios para sus más de sesenta habitaciones, y cada una tiene su particularidad.

Las diferentes suites -cada una con su impronta- harán que se a difícil elegir cual es la que más nos gusta.

Four Seasons Casa Medina cuenta con algunos espacios pensados para eventos dentro de su propuesta.

No podía faltar el spa en Casa Medina, con diferentes tratamientos pensados para huéspedes del hotel y visitantes locales.

El gimnasio es pequeño, pero cuenta con equipos de última tecnología.

Pero toda esta estructura con historia y la buena gastronomía no se luciría si no fuera por el servicio.

El equipo de Four Seasons Bogotá derrocha amabilidad y está siempre dispuesto a ayudarnos, saludándonos por nuestro nombre y haciendo que nuestra estancia en el hotel sea un placer, como también ayudándonos a planear nuestra visita a la ciudad.

Four Seasons Casa Medina es un hotel más que recomendable en Bogotá, y debería quedar en nuestra lista de favoritos cuando decidamos visitar Colombia.

Más información del hotel aquí.