Conocedores
Close
Lifestyle 12/09/2017

[Imágenes] El impresionante nuevo Audi Aicon, autónomo, sin volante ni pedales

Tiene un sistema de propulsión eléctrica con hasta 800 kilómetros de autonomía

Con el prototipo Audi Aicon, la marca de los cuatro anillos presentó en el Salón del Automóvil de Fráncfort 2017, un Audi autónomo del futuro, sin volante ni pedales.

Como concepto de diseño, el cuatro puertas 2+2 plazas muestra el diseño interior y exterior de las próximas décadas. La demostración de tecnología combina de modo visionario innovaciones relativas a la transmisión, suspensión, digitalización y sostenibilidad.

El Aicon está concebido como vehículo de propulsión exclusivamente eléctrica, y debería poder cubrir distancias de entre 700 y 800 kilómetros con una carga completa de sus baterías.

Como concepto de movilidad, el Audi Aicon brinda un atisbo al mundo del mañana, en el cual las ventajas de un transporte individual de puerta a puerta se combinan con el lujoso ambiente de un interior propio de avión de primera clase. Un habitáculo sin volante ni pedales, que puede ofrecer así todo el confort de las modernas comunicaciones electrónicas y una perfecta ergonomía.

En contraste con un taxi robotizado, que queda reducido a la pura funcionalidad, el Audi Aicon concept autónomo prescinde de toda limitación.

Su exterior llama la atención e insinúa el espacioso confort dedicado a los pasajeros, así como unas aspiraciones tecnológicas superiores.

El elemento central del exterior es la parte que da forma al habitáculo. Amplias superficies acristaladas delante y detrás, así como ventanillas laterales significativamente convexas, crean una luminosa extensión de espacio para los ocupantes. Un pliegue distintivo traza una tensa línea junto a las ventanillas del Aicon hasta su pilar D posterior, rasgo sin precedentes en el diseño automovilístico. Dicha línea enfatiza el tamaño del coche y reduce eficientemente el volumen aparente del habitáculo en relación al conjunto de la carrocería. Los bajos laterales oscurecidos ascienden sutilmente hacia atrás, dando la sensación de que el coche está inclinado hacia delante.

No hay faros ni grupos ópticos convencionales. En su lugar cuenta con superficies visuales enteramente digitales compuestas por cientos de píxeles triangulares. Son recreaciones tridimensionales del símbolo Audi AI.

Agrupados en torno a la parrilla Singleframe se concentran amplios campos lumínicos en los cuales, y al igual que en la zaga, se disponen más de 600 píxeles 3D. La amplia superficie y el alto número de píxeles posibilitan una gran versatilidad de gráficos, animaciones y visualizaciones informativas en cualquier color. De esta forma, el Audi Aicon ya no está sujeto al aspecto que pueden otorgar unas determinadas luces diurnas, sino que puede adaptarse lumínicamente a la situación concreta de conducción e incluso a los ocupantes, pues las posibilidades de personalización no tienen límites. Segmentos lumínicos divididos horizontalmente a derecha e izquierda de la parrilla Singleframe asemejan unos ojos y pueden expandirse para simular pupilas dilatadas u ojos entrecerrados para aportar un aspecto agresivo. Si el coche detecta personas próximas u otros usuarios de la vía, literalmente dirige su mirada a ellos y les sigue con sus “ojos”.

Los futuros vehículos aumentarán su radio de comunicación con el entorno. El Audi Aicon utiliza módulos de proyección para iluminar la carretera y el entorno en alta resolución y proyecta señales al pavimento. Esto le permite comunicar avisos e información del vehículo a personas próximas sin que exista una línea directa de visión respecto al coche.

Un elemento que un futuro vehículo de conducción autónoma definitivamente ya no necesitará son los faros de largo alcance. El sistema de sensores láser y de radar del Audi Aicon también “ve” lo suficiente incluso en la oscuridad, puede encontrar la dirección correcta y detecta a tiempo posibles obstáculos. Y mientras tanto, los pasajeros pueden usar los servicios suministrados por myAudi, o incluso cerrar los ojos durante un período de tiempo. Cuando los ocupantes salen del Audi Aicon en la oscuridad, una “luz de acompañamiento” se activa automáticamente, y un mini dron con linterna ilumina con seguridad el desplazamiento a pie del usuario.

El Audi Aicon dispone de puertas opuestas que abren unas hacia delante y las otras hacia atrás; por lo tanto, no hay pilar B. Así, cuando acceden, los pasajeros cuentan con la anchura interior completa.

En el habitáculo, las líneas de las superficies decorativas y elementos funcionales son marcadamente horizontales. Mostrándose más ligero de abajo arriba, el interior refuerza una gran impresión de espaciosidad; y la ausencia de volante o de un salpicadero clásico crea una enorme sensación de transparencia y amplitud. Esto queda realzado por la gran superficie acristalada, el techo transparente y la baja línea de cintura, sin olvidar la geometría especial de las ventanillas laterales. Su parte superior se orienta claramente hacia fuera, y así la anchura máxima interior queda a la altura de los ojos.

Los asientos individuales pueden girarse respecto a su orientación longitudinal en hasta 15 grados. Girar los asientos hacia fuera hace aún más fácil el acceso a ellos. Girándolos hacia dentro, se facilita que los pasajeros conversen o interactúen.

Más por conocer