Conocedores
Close

Los nuevos servicios personalizados que son tendencia en los hoteles del mundo

11/04/2018

Desde una pecera en la habitación, almohadas con monogramas, hasta clases personalizadas de surf

Los hoteles del mundo buscan ofrecer cada vez propuestas más personalizadas y especiales para sus huéspedes, haciendo que la experiencia de alojarse sería algo superior.

Atrás quedaron las toallas calientes y los cócteles de bienvenida: ahora los hoteles apuestan por servicios que deleiten todavía más.

En #CONOCEDORES repasamos algunos de los nuevos servicios personalizados.

Almohadas de monograma con nuestras iniciales
The Ritz-Carlton Kuala Lumpur, hace gala de contar con lámparas majestuosas y elegantes pianos de cola. Sin embargo, son los pequeños detalles los que hacen de este hotel el lugar perfecto para sentirse como en casa. Se puede reservar una habitación y descansar sobre almohadas de monograma con las iniciales e incluso poder llevárselas cuando se hace el check out.

Un pez de compañía
A veces, una ciudad tan grande y bulliciosa como Nueva York puede hacernos sentir melancólicos. Y The Roxy Hotel Tribeca sabe que una habitación de hotel vacía no ayuda a subir el ánimo. Por eso, desde el año 2000, deleita a sus huéspedes con un pequeño compañero: una carpa dorada. El huésped puede solicitar la compañía de este pez durante toda la estancia, que se quedará nadando feliz en su pecera esperando a que su compañero regrese tras una larga jornada de turismo.

Room Service para mascotas
Las personas no son las únicas que tienen derecho a recibir mimos. El hotel Langham de Sídney se asegura de que la mascota esté bien cuidada y disfrute de su propio plato, cama y hasta servicio de habitaciones. Desde luego, los gatos y los perros (de menos de 20 kilos) no pasarán hambre: el servicio de habitaciones Pampered Pets ofrece un menú que incluye platos como tartare de ternera y sashimi, además de carne asada con verduras y guiso de ternera.

Clases de surf personalizadas
Desde luego, uno no puede irse del condado de Orange sin haber practicado surf. Y es que sus playas inmaculadas, ubicadas a una hora al sur de Los Ángeles, presumen de ser enormes y contar con olas fantásticas, lo cual es todo un imán para la comunidad surfista. Por eso, nada mejor que despreocuparse de tener que organizarlo uno mismo, ya que en el St. Regis Monarch Beach Resort se asignará una persona para que nos enseñe lo básico sobre este deporte en la playa del hotel.