Conocedores
Close
Tecnología 11/11/2017

Nuestras primeras impresiones del nuevo iPhoneX: el mejor lanzamiento de Apple desde la era post Steve Jobs

Antes de una review completa, probamos el flamante celular de Apple y los resultados sorprenden

Norberto Sica

Seguir en

Estas son mis primeras impresiones del iPhoneX después de un fin de semana completo de uso, y antes de una review completa.

Tras varios años (demasiados) repitiendo el mismo diseño en los iPhone 6, 6s, 7 y 8, Apple finalmente puso a disposición de los usuarios el smartphone que estábamos esperando.

El iPhone X (10) tiene reminiscencias del modelo original en combinación con la elegancia del iPhone 4/4s, en una vuelta de tuerca que lo pone el más elaborado del mercado.

Si el Samsung Galaxy S8 había logrado subir la vara, el iPhone X logró superarla, no sólo en detalles de terminación, sino en la concepción misma del equipo, prescindiendo de funciones que ya estaban incorporadas, como el sensor de huellas digitales, y llevando el terminal a su estado más puro, en el que casi todo su frontal es pantalla, con un mínimo de bordes.

Si visualmente los renders e imágenes promocionales lo mostraban atractivo, personalmente supera las expectativas y cuando se lo compara con las generaciones anteriores (incluyendo el iPhone 8, el salto en diseño es superlativo, poniendo a las versiones previas en una posición compleja para justificar su existencia (excepto por el precio).

El celular también trae una nueva concepción en la forma en la que nos relacionamos con el teléfono, con una interfaz especialmente pensada para eliminar tanto el botón de inicio como el Touch ID. Y así como en 2007 Apple creó la UI multigestos, en 2017 vuelve a ponerse a la vanguardia después de algunos años de quedar algo relegada.

Lo primero que llama la atención es, más allá del diseño, su pantalla. Es el primer iPhone con display OLED, algo que otros fabricantes ya venían usando desde hace un tiempo, y la diferencia con los de tecnología LED es más que evidente.

La velocidad de procesamiento de las tareas, cómo fluyen las animaciones y como interactuamos entre una app y otra, es obra del flamante A11 que, literalmente, “vuela”. Apple siempre se caracterizó por su perfecta simbiosis entre hardware y software, pero aquí da una lección más.

Cuando se presentó el iPhone X, realmente era muy escéptico del sistema de reconocimiento facial. Cualquier duda que haya tenido, quedó absolutamente en el olvido.

Lo he probado en distintas condiciones de luz e incluso con lentes de sol en la oscuridad, y la respuesta es perfecta.

¿Y qué pasa con el Top Notch? Hubo muchas críticas, pero la realidad es que se siente natural y, hasta, necesario para todo lo que significa el Face ID y la cámara frontal.

Además de una pantalla de 5,8 pulgadas y unas poderosas cámaras, la batería mostró mayor duración que la del iPhone 7 tal como prometió la empresa. Hay animaciones especiales, como cuando se conecta el teléfono para cargar (con el icono de batería que agranda su tamaño y luego vuelve a reducirse), o wallpapers y un ringtone exclusivo.

Detalles menores que suman para brindarnos un producto realmente a la altura de la Apple que muchos extrañábamos.

Sin dudas, es el mejor lanzamiento desde la era post Steve Jobs.

(Este es sólo un anticipo de una review completa que publicaremos en los próximos días).

Más por conocer