Conocedores
Close

REVIEW Fairmont Rey Juan Carlos I: un hotel que sabe de lujo en Barcelona

Por Marcos Toscani

15/05/2018

Es el único Fairmont en toda la península ibérica y demuestra la impronta de la marca

Overall

9.4

Barcelona tiene una gran oferta hotelera, y también se da el gusto de contar con marcas que son sinónimo de lujo y que no tienen presencia en el resto de España.

Es al caso de Fairmont Rey Juan Carlos I, que es precisamente el único hotel de la marca en toda la península ibérica y que llegó para demostrar su impronta en el mercado español.

Fairmont es una marca de lujo originaria de Canadá y que ahora pertenece al grupo francés AccorHotels, quien colabora a una expansión de la cadena.

El hotel fue construido e inaugurado justo para las Olimpiadas de Barcelona 92 bajo el nombre de Hotel Rey Juan Carlos I y luego de algunos cambios, quedó a manos de Fairmont, quien lo acaba de remodelar completamente, dándole un estilo mucho más moderno y poniendo el sello de la marca.

Es un gran hotel, y su estructura puede verse a lo lejos, ya que -además de su importante tamaño- tiene un entorno despejado con parques que lo hace visible a la distancia.

Se encuentra sobre Avinguda Diagonal en Barcelona, y muy pocos metros del mundialmente famoso Estadio Camp Nou, perteneciente al Fútbol Club Barcelona.

La primera impresión que tuve al llegar al hotel fue lo bien lograda que está la ambientación para hacer que un este lobby de 15 pisos de altura luzca cálido.

Gran parte de ello se debe a la iluminación, que consigue a través de módulos que conforman diferentes livings generar una lluvia de luces que resulta muy atractiva.

Todo el espacio tiene esa impronta, y la transición entre los livings, el bar y el restaurant no tiene gritas, generando ambientes distendidos a toda hora.

El bar restaurant B·24 es el mayor exponente del diseño elegido, donde el dorado y la iluminación refuerzan la moderna visión.

Pero no todo queda en la decoración, ya que el bar ofrece cocteles fantásticos que combinan un toque francés con impronta local e internacional.

Entre ellos, pude probar una original Caipirosa, una recomendación.

El restaurante ofrece desde tapas hasta platos elaborados en un ambiente relajado y con un gran servicio.

El desayuno es muy completo, con jugos naturales, carnes frías, quesos, cocina y frutas de estación de primera calidad.

El mango es una de mis frutas favoritas, y al no encontrarlo en la oferta, lo solicité y rápidamente un plato de mangos fue traído por el amable personal del hotel.

En los 15 pisos se distribuyen las 395 habitaciones y 37 suites.

Las habitaciones está totalmente renovadas con diseño elegante y refinado, buena iluminación y espacios generosos.

Grandes televisores inteligentes, cafetera Nespresso y todos los amenities que solemos encontrar en los hoteles de la cadena, están presentes.

Las suites en las esquina ofrecen las vistas más claras de la ciudad y el atardecer es el mejor momento para disfrutarlas.

Pero fuera de la torre, el hotel se destaca por todo un entorno natural.

Son 25.000 m² de jardines, ideales para caminar o recorrer y disfrutar de un ambiente fantástico que se disfruta mucho más en verano.

Es que Fairmont Rey Juan Carlos I tiene dos piscinas, y restaurantes en el exterior que abren exclusivamente durante la temporada.

El hotel además es un gran centro de convenciones, que tanto por sus grandes salones como por su capacidad para alojar a cientos de personas es uno de los más elegidos de la ciudad.

Fairmont Rey Juan Carlos I es un gran hotel en donde el servicio es un valor y el objetivo que nuestra estancia sea memorable se percibe en cada momento.

Overall

9.4

  • 10 Servicio
  • 9 Habitaciones
  • 10 Diseño
  • 10 Desayuno
  • 9 Restaurantes
  • 8 Ubicación
  • 9 Wi-FI / Tecnología
  • 10 Amenities