Conocedores
Close

REVIEW Grand Hyatt Rio de Janeiro: el hotel que Barra da Tijuca merecía

Por Marcos Toscani

19/02/2018

Es una de las más recientes apuestas de Hyatt en Brasil y consigue ubicarse en lo más alto de Barra da Tijuca

Overall

9.1

Rio de Janeiro es una ciudad que nunca falla. Su particular geografía, las icónicas playas, el espíritu y la amabilidad brasileña y la gran oferta de entretenimiento la convierten en un destino atractivo en cualquier momento del año.

Los eventos como el Mundial de Futbol y los Juegos Olímpicos atrajeron inversiones en nueva hotelería, y la cadena Hyatt no quiso perder la oportunidad de estar presente en uno de los destinos turísticos más importantes de Sudamérica.

Estuve alojándome en Grand Hyatt Rio de Janeiro y mi experiencia en este gran complejo en esta ciudad queda reflejado aquí.

Rio de Janeiro tiene dos aeropuertos y yo aterricé en el Aeropuerto Internacional de Galeão desde donde un automóvil privado me llevó al hotel y me llevó solo 30 minutos por las buenas condiciones del trafico y el buen acceso a Barra da Tijuca donde es encuentra la propiedad, aunque dependiendo del horario y el tráfico esto podría demorar más.

Barra da Tijuca es una zona que ha crecido mucho en los últimos años, tiene un centro comercial muy importante y se encuentra muchas residencias. Entre ellas se construyó Grand Hyatt Rio de Janeiro sobre la Av. Lúcio Costa frente a la playa el mar.

El ingreso al hotel es imponente y queda evidenciado rápidamente que es un hotel nuevo con grandes espacios y una decoración moderna y cálida en su hall principal.

El proceso del check-in fue realmente rápido y amable, y además en español, un idioma que gran parte del personal que trabaja en el hotel lo habla por la importancia del turismo de la región.

El hotel tiene más de 400 habitaciones y suites y todas comparten varios aspectos que las hacen realmente atractivas.

Con diseño cuidado, muebles bien elegidos y camas súper confortables, las habitaciones y suites de Grand Hyatt Rio de Janeiro nos hacen sentir como en casa, tal como me sucedió.

Todas las habitaciones tienen balcón y en mi caso la vista fue directamente al mar, un privilegio que no quería perderme en Rio de Janeiro.

Los amaneceres son fantásticos con esa vista, por lo que es un acierto que todas las habitaciones cuenten con uno, ya sea con vista a la playa o la laguna.

Pantallas de alta resolución y cafetera con cápsulas están presentes como también conexión Wi-Fi gratuita que funciona muy bien.

Es un gran hotel y su edificación tiene un corazón en donde se encuentra una piscina principal y varios espejos de agua, rodeados de reposeras y espacios para descansar.

Pero no solo podemos disfrutar del sol de Rio de Janeiro en la piscina, sino que estamos exactamente frente a la playa.

Cruzando la avenida, la playa de Barra da Tijuca es una de las más lindas de Rio de Janeiro y es notablemente más tranquila que las de Copacabana u otra zona más central.

Hyatt ofrece servicio de playa, y contamos con reposeras y agua disponible durante todo el día a cargo del hotel.

Siendo un hotel tan grande, la gastronomía no podía quedar descuidada y el hotel ofrece diferentes opciones.

Cantô Gastrô e Lounge es el lugar más relajado, donde podemos comer platos locales tanto en el almuerzo o la cena.

Ubicado frente a la piscina, este lugar permite disfrutarse tanto en el interior como en el exterior.

El bar ofrece una gran oferta de cocteles de autor que vale la pena probar.

El restaurante más premiado es Shiso, una propuesta de sushi y gastronomía japonesa que brilla en Barra da Tijuca con platos fantásticos.

Pude disfrutar de lo mejor de su cocina y es una visita obligada para quien disfrute del sushi.

El desayuno se ofrece en el restaurante Tano y es realmente completo, con gran variedad de frutas de estación, panificación hecha en el lugar, y platos tradicionales como tapioca.

Grand Hyatt Rio de Janeiro también cuenta con el Grand Club Lounge, un lugar más selecto ubicado en lo más alto de la propiedad.

Con vista tanto al mar como a la laguna, este espacio ofrece a los miembros un espacio distendido con cafetería, snacks y cocteles, dependiendo de la hora del día.

El hotel cuenta además con un gran spa con nueves salas (algunas para parejas) que pude experimentar y un gimnasio abierto 24 horas.

La cordialidad de todo el personal de Grand Hyatt Rio de Janeiro y la predisposición para hacer de mi estancia un placer es sin dudas lo que mejor completa la experiencia de un gran hotel que llegó a Rio de Janeiro para levantar la apuesta hotelera local.

 

Overall

9.1

  • 10 Servicio
  • 9 Habitaciones
  • 9 Diseño
  • 9 Desayuno
  • 10 Restaurantes
  • 8 Ubicación
  • 9 Wi-FI / Tecnología
  • 9 Amenities