Conocedores
Close

REVIEW Hotel de Russie Roma: combinando lo clásico y lo moderno

Por Norberto Sica

21/03/2018

Ubicado entre la Piazza del Popolo y la Piazza di Spagna, sobresale por su historia y su interior de diseños contemporáneos

Overall

9.4

Ubicado entre dos de los tantos emblemas que Roma tiene para ofrecer, la Piazza del Popolo y la Piazza di Spagna, y sobre Via Del Babuino, una de las calles que concentra algunas de las tiendas de compras más elegantes de la ciudad, se erige uno de los establecimientos más exclusivos de Italia: Hotel de Russie.

El edificio principal fue diseñado por el arquitecto italiano Giuseppe Valadier entre 1816 y 1818.

El hotel debe su nombre al gran número de miembros de la Casa Imperial Rusia que lo elegían para sus estadías.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue tomado por los militares y cuando culminó la incursión bélica fue una de las sedes de la cadena de televisión y radio RAI, que lo utilizó hasta 1993.

Luego de un largo proceso de restauración, reabrió en el año 2000, conservando lo mejor de su estilo histórico y sumándole detalles contemporáneos a su decoración.

En sus seis niveles se concentran 88 habitaciones y 33 suites, dos restaurantes, un centro de spa, un fitness center y hasta un espacio para la realización de eventos, además de un jardín que subyace por su colorido y arquitectura.

Los pasillos que conducen a las habitaciones sobresalen por sus intervenciones artísticas, con una atractiva iluminación que genera sorpresivos contrastes entre luces y sombras.

Todo el hotel es una explosión de arte: esculturas, jarrones, cuadros, objetos de decoración.

Por sus habitaciones, pasaron personalidades como Pablo Picasso. De hecho, una de las suites principales lleva su nombre que se traslada a su look + feel.

Independientemente de la categoría de los cuartos, la amplitud es uno de sus puntos fuertes.

Y ningún detalle es dejado al azar. Cada habitación tiene cómodos sillones, pantallas LED, frigobar, café Illy de cortesía y hasta adaptadores, siempre necesarios para los viajeros internacionales.

Sus baños son verdaderos espacios de relajación.

El desayuno se sirve en el primer piso del Le Jardin de Russie que ofrece una divertida selección de quesos y fiambres, salmón, frutas de estación, lácteos y cereales.

Por su parte, el Stravinskij Bar propone tragos, cafés y tés, acompañado de postres clásicos como la crème brûlée, pastas, sandwiches o una impecable tabla de quesos con mermelada y miel.

La planta baja también tiene una store con exposición de joyas e indumentarias de lujo.

Y nos podemos dejar de pasar por su spa con distintos tratamientos corporales y faciales, o su gigante jacuzzi con hidromasajes o su sauna y salas de vapor.

Por si fuera poco, el fitness center es uno de los más completos que pueden encontrarse dentro de un establecimiento en la capital italiana.

En una combinación de lo clásico y moderno, Hotel de Russie nos cautiva como huéspedes haciéndonos sentir testigos vivos de parte de la historia de “La Ciudad Eterna”.

Redacción y producción de fotos: Norberto Sica.

Overall

9.4

  • 9.5 Ubicación
  • 10 Decoración & Ambientación
  • 9.5 Servicio & Amabilidad
  • 10 Espacio en Habitaciones
  • 9.5 Gastronomía
  • 8.5 Velocidad Wi-Fi
  • 9 Fitness Center
  • 9 Spa
  • 9.5 Experiencia