Conocedores
Close

REVIEW Hotel Mandarin Oriental Ginebra: un retrato perfecto de la ciudad

Por Norberto Sica

12/07/2018

Con el telón de fondo de los Alpes y un atractivo río, el hotel cinco estrellas, combina, fiel a su estilo, lujo y un servicio impecable

Overall

9.4

Ginebra es una ciudad privilegiada. Rodeada por los Alpes, el río Ródano y el Lago Lemán, sede europea de la ONU y la casa central de la Cruz Roja, es conocida como la “capital de la paz”, y mucho de eso tiene también que ver con su espíritu, su atmósfera, su aire cosmopolita y su andar calmo, pero activo.

Así como muchas urbes tienen grandes iconos arquitectónicos que las hacen fácilmente reconocibles, Ginebra no necesita de grandezas para mostrarse al mundo. Su fuente Jet d’eau, hace que el agua se eleve hasta 140 metros de altura, en un espectáculo visual que se engrandece con su casco antiguo, edificios históricos de lujo y los taxis acuáticos conocidos como “mouettes”.

Y bajo ese entorno relajado, que combina el telón de fondo de montaña con el atractivo río, nos encontramos con el Mandarin Oriental, un establecimiento cinco estrellas que, fiel a la marca, combina su lujo y estilo, con un servicio que es impecable.

Es uno de los hoteles mejores ubicados de la ciudad, al que se puede llegar incluso caminando desde la estación de trenes, ubicada a sólo cinco minutos de distancia caminando. Mismo tiempo que nos lleva llegar hasta las principales marcas de indumentaria.

Las vistas desde las 162 habitaciones (27 de ellas, suites) son simplemente magníficas.

El layout de cada una de ellas, elevan el nivel de confort, junto a una identidad visual de la decoración, agradable y elegante, con prevalencia de tonos tierra que crean ambientes cálidos y acogedores.

Los baños son amplios y elegantes con lavamanos dobles, bañera y ducha.

El escritorio cuenta con conectores para poder trabajar sin problemas, con una conectividad Wi-Fi de alta velocidad, impresora y hasta adaptadores internacionales. Además, todos los cuartos cuentan con café Nespresso de cortesía, además de una amplia variedad de tés.

Si pensamos en gastronomía, las opciones se diversifican en una propuesta de cocina india, con otra de estilo francés y una tercera de tapas y cocktails, con desayunos súper completos, que incluyen una variedad de quesos y fiambres, platos calientes, yogures, pastelería, jugos naturales y frutas de estación.

Su gimnasio cuenta con máquina TechnoGym de última generación, con chips NFC para conectar con distintos dispositivos móviles para un mejor seguimiento de las actividades deportivas. Y además, cuenta con jugos naturales, cereales, café, agua Evian y bebidas energizantes de cortesía.

Junto al fitness center, el spa nos ofrece distintas opciones de sauna.

El personal está perfectamente capacitado para asesorarnos sobre tours y lugares para recorrer. Y gracias a ellos, una de las sorpresas fue poder conocer la ciudad francesa de Annecy, a sólo 45 minutos de Ginebra, considera la Venecia de los Alpes, con uno de los lagos más transparentes de Europa.

Por esto, y muchos detalles más (pequeños y grandes), Mandarin Oriental nos brinda un retrato perfecto de Ginebra, para enmarcar en nuestro mapa de recuerdos perfectos.

Overall

9.4

  • 9.5 Ubicación
  • 9 Espacio Habitaciones
  • 9.5 Decoración
  • 9 Wi-Fi
  • 9 Tecnología
  • 9.5 Confort
  • 9 Gastronomía
  • 9.5 Baños
  • 10 Servicio
  • 9.5 Fitness Center
  • 9.5 Experiencia

Más por conocer