Conocedores
Close

Las mejores cosas para hacer en Vancouver

Por Norberto Sica

17/09/2017

Ubicada en el estado de la Columbia Británica es elegida de forma constante como uno de los lugares del planeta con mejor calidad de vida. ¿Cuáles son sus principales atractivos?

Vancouver, la ciudad más importante del estado de la Columbia Británica en la costa del Pacífico de Canadá, es más que un destino turístico de ensueño.

Es uno de los mejores lugares del mundo para vivir y planea convertirse en la ciudad más verde del planeta para 2020.

Rodeada por una inmejorable combinación de agua, bosques y montañas, forma parte de la península de Burrard y se encuentra entre el entrante de Burrard y el río Fraser. Y si bien Canadá es un país frío, Vancouver es uno de los sitios más templados del país, lo que lo convierte en más que agradable para el turismo todo el año.

La calidad de vida de Vancouver se puede apreciar en todas partes, con buena infraestructura como ciudad, pocas grandes avenidas y un eficiente sistema de transporte público que incluye colectivos, taxis, ferries, trenes y hasta mini buses acuáticos, que le otorgan un pintoresco encanto.

Todo ello, apoyado por hidroaviones y helicópteros que parten continuamente desde la costa, para ofrecer al turismo imperdibles vistas aéreas de la zona.

En el marco del proyecto por ser la localidad más verde del planeta, caminar por las calles permite apreciar que la iniciativa va más allá de los parques y paseos públicos. La mayor parte de edificios y casas tienen sus jardines de ingresos, que incluyen no sólo césped sino también grandes trabajos florales y hasta es posible encontrar terrazas ecológicas con frondosos árboles.

La planificación paisajista también muestra que se buscó cuidar todo detalle: se eligieron especies que logran una variedad de colores y se buscó no obstaculizar ni la iluminación del propio sol ni la artificial, evitando generar zonas oscuras lo que brinda seguridad a toda hora.

El vancuverista es una persona amable. Hablar con ellos resulta placentero y demuestran una gran predisposición para ayudar a los turistas. A diferencia de Estados Unidos, en donde las fuerzas de seguridad son distantes y existe una paranoia extrema por controlar cada bolso en cualquier lugar público, en Vancouver la policía se muestra distendida y no hay mayores controles, aunque sí una presencia visible.

A continuación, algunas recomendaciones de lugares para visitar.

Stanley Park

Ocupando una superficie de 405 hectáreas, es más grande que el popular Central Park, de Nueva York. Inaugurado en 1888, está ubicado en la zona del downtown, e incluye decenas de atractivos: lagunas, más de 500 mil árboles -algunos que llegan a los 80 metros de altura-, circuitos que rodean la costa ideales para caminatas, andar en bicicleta, roller o correr, guarderías náuticas y hasta un gran acuario.

Grouse Mountain

Con una altura de 1200 metros en su pico más alto, es uno de los centros de ski por excelencia de la zona.

Entre sus atracciones se destaca The Eye of The Wind, una turbina de viento con una altura de 65 metros, que permitiría suministrar el 25% de la energía necesaria a todo el complejo. Es la primera turbina construida en Norteamérica a esa altura y fue reconocida por su diseño de ingeniería en varias ocasiones. Posee un ascensor que permite acceder a un mirador, desde donde se obtienen grandes panorámicas de la región montañosa e incluso de la cuidad.

Hay opciones para recorrer el entorno desde helicóptero y distintas propuestas gastronómicas.

El puente Capilano

Con una longitud de 140 metros atraviesa el río Capilano desde una altura de setenta metros. El puente, construido originalmente en 1889, fue completamente rediseñado en 1956 y recibe millones de visitantes todo el año.

Más sugerencias

La mejor forma de conocer Vancouver, y aprovecharla, es caminándola. Su amplia zona costera permite realizar recorridos que relajan. Para ver la ciudad panorámicamente, se puede ir al mirador Lookout, en pleno centro, que con sus 177 metros de altura, ofrece una visual de 360 grados.

Como dato curioso, en el Space Center, existe un fragmento de la Luna que puede ser tocado por los visitantes. Es uno de los únicos cinco pedazos del satélite natural traídos por el Apollo XVII accesibles al público.

Por su proximidad con Estados Unidos, limita a 230 kilómetros de Seattle, es una gran opción para quienes viajen o estén en la costa oeste de ese país.

El slogan de la Columbia Británica es “Súper, Natural”. Una frase que encaja perfectamente con lo que se ofrece. Para visitar varias veces.

Más por conocer