fbpx
Conocedores
Close

9.3

REVIEW COMO The Treasury Perth: el viaje a Australia Occidental, comienza aquí

Por Norberto Sica

10 de julio de 2019

COMO The Treasury toma el legado del siglo XIX para convertirse en un hotel que dejará huella a lo largo de los años por venir. Un imperdible de Perth

Podríamos decir que todo comienza aquí. O al menos una parte. En el corazón mismo de Perth, en Western Australia, una exquisita construcción de finales del 1800, fue completamente restaurada para darle vida a uno de los mejores hoteles del país: COMO The Treasury.

Los que en algún momento fueron importantes oficinas gubernamentales (el ayuntamiento, la Tesorería y la Oficina de Correos), se unificaron para construir el hotel boutique de lujo más importante de la ciudad, que concentra además, una diversidad de opciones gastronómicas tanto para huéspedes, como para viajeros y los propios habitantes de Perth, que encuentran en este emblemático espacio, un lugar con una personalidad única.

Cuando decimos que todo comienza aquí es literal. COMO The Treasury está en el centro geográfico conocido como Punto Cero (Point Zero), desde donde se miden todas las distancias de las rutas de Australia Occidental.

El hotel está ubicado a minutos caminando de las principales tiendas de compras como Myer o David Jones, a stores de lujo como Gucci, Prada o Louis Vuitton, y a otras de consumo masivo como H&M. También se encuentra a pocas cuadras del río Swan y la restaurada zona de Elizabeth Quay, una zona costera que nos recibe con la atrapante Bell Tower, una suerte de iglesia de cristal con vistas panorámicas de la ciudad.

Además, el hotel está rodeado por una moderna biblioteca y una clásica catedral, en un frenesí de contrastes de edificios de alto impacto arquitectónico, arte y naturaleza.

Incluso, los más aventureros podrán caminar por la costa y llegar hasta uno de los puntos claves para tomarse fotografías como es el Crawley Edge Boatshed, un ícono desde su construcción original a comienzos de 1930, que pasó por varias manos y fue restaurado a comienzos de 2000.

Su entorno y localización es sólo la punta de iceberg de una serie de sensaciones placenteras que ofrece COMO The Treasury a sus huéspedes.

Empezando por su meticulosa restauración que revela una gran fachada de la época victoriana.

Sus 48 habitaciones muestran un estilo minimalista, con techos altos, imponentes ventanales, grandes espacios, excelente distribución y un delicada dedicación por los detalles, tanto en la elección de obras de arte, objetos de decoración, como en la paleta de colores, que generan una sensación de modernidad, estilo y calidez.

Alfombras tejidas, sillones relajantes, camas king-size vestidas con algodón egipcio, bañeras blancas, enormes baños con duchas acristaladas: todo forma parte de un master plan de perfecta combinación.

Al café y té de cortesía en cada habitación, se suma un minibar sin cargo: desde jugos, aguas y cervezas artesanales, a chocolates y galletas.

Cada habitación es un retiro sereno del bullicio cosmopolita, que evoca la sensación de un «hogar lejos del hogar».

Recorrer la propiedad siempre es encontrarse con sorpresas con rastros de la historia, como las contraventanas de acero grueso, puertas abovedadas, paredes con inscripciones o relojes de estilo.

 

En amenidades sobresale su spa Shambhala, un mimo al cuerpo y al alma, con masajes, tratamientos faciales y exfoliaciones, a los que se suma su gimnasio con máquinas TechnoGym de última generación y un atrapante piscina de 20 metros con una pared de vidrio, fortaleciendo la sensación de «infinito».

Si uno no quisiera salir de la propiedad y conocer opciones gastronómicas completamente diversas, podría hacerlo tranquilamente.

El desayuno a la carta se sirve en el restaurante Post, que cada mañana sorprende con un jugo natural diferente como recepción.

También, y sólo por citar algunos, tenemos a Petition Kitchen, Petition Beer Corner, Long Chim Perth, con comida tailandesa, o bien llegar al subsuelo y descubrir algunos de los chocolates más atractivos (incluyendo un té a base de cacao) o productos elaborados con miel natural.

A todos ellos, se suma la estrella de Wildflower, ubicado en el cuarto piso sobre una extensión de la propiedad. De un lado, las paredes de vidrio nos ofrecen una panorámica perfecta de la costa de Perth. Del otro, sus murales muestran una representación de los árboles de Australia.

Además de un menú a la carta, Wildflower sirve una degustación de cinco platos que cambia cada dos meses de acuerdo con las temporadas aborígenes.

COMO The Treasury toma el legado del siglo XIX para convertirse en un hotel que dejará huella a lo largo de los años por venir. Un imperdible de Perth.

Overall

9.3

  • 9.5 Ubicación
  • 10 Espacio en Habitaciones
  • 10 Layout / Confort
  • 10 Decoración / Ambientación
  • 8.5 Servicio & Amabilidad
  • 9.5 Velocidad Wi-Fi
  • 9.5 Gastronomía
  • 9 Desayuno
  • 9 Piscina
  • 9 Gimnasio
  • 8.5 Experiencia Personal