fbpx
REVIEW La película Dune de 2021 es una maravilla visual y nada más
21/11/21

REVIEW La película Dune de 2021 es una maravilla visual y nada más

La película se pierde en la brillantez de su fotografía y en tratar de ahondar en la profundidad de los personajes, pero sin darle alma a la historia

Norberto Sica
Redacción Norberto Sica

Así como la adaptación de la serie Fundación que Apple TV Plus llevó al streaming con una impresionante apuesta visual, la película Dune era uno de los títulos más esperados para ver ya sea en el cine o en la pantalla de HBO Max. Ambos producciones contaron con un presupuesto millonario, compartieron cierta dificultad en adaptar novelas relativamente complejas, y sobresalieron en mostrar la pericia en cinematografía y efectos especiales que se pueden lograr cuando hay obsesión absoluta por los detalles. Pero, eso sólo, ¿alcanza?.

La película Dune, fue dirigida por Denis Villeneuve, a quien vimos detrás de cámara en otros filmes del género de ciencia ficción como Blade Runner 2049 y The Arrival. De hecho, después de esos dos largometrajes, es fácil identificar su sello también en Duna.

La banda de sonido estuvo a cargo de uno de los más talentosos y premiados compositores como es Hans Zimmer, responsable de los soundtracks desde Misión Imposible 2, Piratas del Caribe y Iron Man hasta The Dark Knight, Interestelar o Inception.

La fotografía, quizás uno de los aspectos más destacados de Dune, corrió por cuenta de Greig Fraser, quien trabajó en «Rogue One: A Star Wars Story» y «The Mandalorian», y en la próxima a estrenar «The Batman» con el protagónico de Robert Pattinson.

Con estos nombres por detrás, uno podría pensar que nada podría fallar. Pero, una vez más, ¿alcanza?

Tanto en la dirección general, como en la cinematografía y en la banda de sonido, es imposible no quedar asombrado del trabajo profesional de todo el equipo. Sin embargo, la forma de desarrollar el guión, su ritmo y otros detalles no tan menores como el vestuario y la manera de imaginar el futuro, están en la vereda de enfrente.

Si pensamos en películas de ciencia ficción la gran referente del género es sin dudas «2001: Odisea del Espacio», que con la dirección de Stanley Kubrick, logró imaginar un futuro cercano muy bien logrado, teniendo en cuenta que fue filmada en 1968. Steven Spielberg en «Minority Report» también planteó un escenario futurista asombroso, al igual que J.J. Abrams en las dos películas que dirigió de «Star Trek», aunque si bien contó con el background de la franquicia.

La película Dune de 2021 está basada en la novela de ciencia ficción del mismo nombre escrita por el autor estadounidense Frank Herbert, catalogada en 2003 como la novela sci-fi más vendida del mundo.

La historia está ambientada en un futuro muy lejano, en medio de una sociedad interestelar en la que varias casas controlan feudos planetarios y cuenta la historia de Paul Atreides, un joven cuya familia acepta «manejar» el planeta Arrakis, un páramo desértico e inhóspito, con una población reducida, pero que es la fuente de melange, una especia / droga que prolonga la vida, mejora las habilidades mentales y también sirve para la navegación espacial. Como la melange sólo se puede producir en Arrakis, el control del planeta es clave.

Si bien hay cánones que forman parte de la novela, el futuro se ve demasiado medieval, con naves estilo helicóptero con forma de insecto. ¿No se evolucionó en diez mil años en encontrar un método de transporte que no requiere la motorización tal cual como la conocemos hoy? Los uniformes de los soldados no son muy diferentes a los que vemos hoy en día, y si bien hay algunos «tricks» como campos de fuerzas personales como forma de protección, todo luce nuevamente demasiado medieval y poco futurista.

Con sus más de dos horas y media, la película nunca logra despegar del todo, con amagues a que algo va a pasar, y termina siendo una introducción a la segunda parte de Dune que estrenará en 2023, por lo que hay que esperar dos años para tratar de encontrar algo de acción y emoción. Las escenas de combate fueron mínimas, aunque magistralmente logradas. Pero esa magia, se perdía rápidamente en relatos aletargados. ¿Es una nueva tendencia de Hollywood? Parece ser que sí. Los directores buscan mostrarse profundos e indagar en la personalidad de los personajes, pero se pierden en su propia pretención y se olvidan del cuadro general. No es la primera, ni será la última vez, que recordaré la frase «El contenido es rey, pero el contexto es Dios». El contenido es claramente importante, pero hay que entender el contexto. Si Dune fuera una película o novela dramática que se centrara sólo en los dramas de sus personajes, ok. Pero, estamos hablando de un título de ciencia ficción, que requiere además de ciencia (sobre la cual no se explica demasiado), ficción y, por supuesto, al menos algo de entretenimiento.

Los protagónicos estuvieron a cargo de Timothée Chalame (al que le cuesta traspasar la pantalla), Rebecca Ferguson (a la que se ve siempre al borde de la depresión), Jason Momoa (casi un meme de Chris Hemsworth) y Josh Brolin.

¿Es una película digna de ver? Por supuesto. Sólo la apuesta visual merece el precio del ticket. Pero si se busca algo más, nos encontraremos con el prólogo de una historia a la que le falta alma y pasión.

Overall 8.5
  • 8
    Dirección
  • 10
    Cinematografía
  • 10
    Efectos Especiales
  • 5
    Guión Adaptado
  • 10
    Producción
  • 8.5
    Banda de Sonido
  • 8
    Actuaciones