fbpx
23/09/19   |   Viajes

Cinco cosas para hacer en Valparaíso, destino multicolor en Chile

La ciudad fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 2003. Valpo, como la llaman los locales, combina bohemia y glamour

Guido Piotrkowski Redacción
Guido Piotrkowski

A una hora de Santiago, hay tantas cosas para hacer en Valparaíso, que resulta ideal para pasar un fin de semana en plan boutique. Esta ciudad portuaria de cerros multicolor es un paso inevitable durante una visita a Chile.

A partir de la declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 2003, «Valpo» resurgió como un polo de atracción para los viajeros, y a su antigua bohemia, los «porteños» de Chile, le agregaron un toque de glamour.

Los cerros Concepción y Alegre, revitalizados, son el epicentro de la nueva movida porteña, donde los antiguos caserones heredados de los inmigrantes europeos del siglo pasado, se transforman en hoteles y posadas, bares y restós de primer nivel, en medio de cuestas, pasajes, y callejones de piedra que otean el Océano Pacífico.

La Sebastiana 

Esta es la casa del poeta Pablo Neruda. Ubicada en el cerro Florida, es uno de los tres hogares que tuvo en Chile. Construida en forma de semicirculo, con ventanas y claraboyas que mandó hacer especialmente para tener vista a la bahía y los cerros, este sitio declarado Museo Histórico Nacional, atesora buena parte de la colección personal del escritor, entre objetos que buscaba pacientemente y regalos de amigos y admiradores.

La caminata del inmigrante

Es un recorrido por las pintorescas calles y puntos panorámicos de los cerros Alegre y Concepción. Se trata de un paseo guiado y organizada por la Dirección de Turismo, a través de los principales miradores y calles de esta zona. La historia de la ciudad empezó acá y luego se extendió en los cerros aledaños. Cuando llegaron los inmigrantes que trabajaban en el puerto, tuvieron que construir en este sector, y de alguna manera, inventaron un estilo de vida. «El patrimonio se debe a la forma de construcción en los cerros, a la forma de vida de  los porteños. Subir y bajar escaleras y funiculares. Es un patrimonio realmente cultural, que rescata una forma de vivir», explica el guía de la dirección de Turismo.

El minitrole

Este recorrido parte a diario desde la plaza Sotomayor, en el «plan» o parte baja de la ciudad, el centro administrativo, comercial y financiero. Es un paseo a bordo de una camioneta Volkswagen que emula el trolebús, medio histórico de transporte y parte esencial del Patrimonio. El paseo recorre 33 de los 42 cerros de la ciudad,  adentrándose en barrios fuera del circuito convencional, guiado por un profesor de filosofía que va revelando datos curiosos sobre la peculiar manera de construcción en los cerros y del estilo de vida local. Se dice que cuando llegó el correo, como no había direcciones, era el color de la casa el que la identificaba. Es por eso que los hogares, en Valpo, son de todos colores.

Cerveza artesanal con historia

Valparaíso es la cuna de la cerveza chilena. Fue un irlandés, Andrew Blest, quien a falta de cerveza en el puerto en el que había anclado, comenzó a elaborarla en  1825. La historia la cuentan con lujo de detalle en la Cervecería Altamira, muy bien ilustrada con gráficos y mapas que adornan sus paredes. También, durante la visita, se explica el proceso de elaboración de esta cerveza que se fabrica aquí mismo. Todo culmina con una degustación de los tres tipos de cerveza Ale: rubia, ámbar y negra, acompañadas de los platos que maridan con cada una: cebiche para la rubia, quesadillas con carne mechada para la ámbar y salchichas ahumadas para la negra. Por las noches, hay música en vivo.

Ascensores y Trolebús

Los funiculares son una joya histórica de las que hubo unas treinta en funcionamiento. Hoy solo quedan una decena, restaurados, y todavía son uno de los medios de transporte predilectos de los porteños, y turistas también, que los usan a diario. El trolebús es el medio de transporte histórico, aún vigente. una buena opción para recorrer la parte baja por unas monedas. Ambos, atractivos y pintorescos constituyen dos de las grandes razones por las que Valparaíso fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Informe y fotografía
Guido Piotrkowski

Más por conocer

Close