fbpx
09/12/19   |   Viajes

Las 10 mejores cosas para hacer gratis en Roma

En la siempre agitada capital de Italia hay un encuentro con la historia en cada esquina, y la cultura es accesible a todos los viajeros

Conocedores.com Redacción
Conocedores.com

La que algunos llaman la Ciudad Eterna, es uno de esos lugares que conviene visitar al menos una vez en la vida, pues permite entender mejor los orígenes de gran parte de la humanidad. Por ello, desde #CONOCEDORES elaboramos un listado de las 10 mejores cosas para hacer gratis en Roma, para tenerlo en cuenta en nuestro próximo viaje..

En la siempre agitada capital de Italia hay un encuentro con la historia en cada esquina, y la cultura es accesible a todos los viajeros. De hecho, aquel que sepa buscar encontrará auténticos tesoros de disfrute gratuito a pie de calle.

1. Panteón de Agripa

“El más bello recuerdo de la antigüedad romana”, así describió Stendhal a este impresionante edificio que el genial arquitecto renacentista Filippo Brunelleschi jamás entendió por qué no se caía. Se encuentra en uno de los laterales de la animada Piazza della Rotonda.

Su inmensa cúpula semiesférica de más de 40 metros de diámetro deja a cualquiera con la boca abierta. En su día esta forma de techar supuso toda una revolución tecnológica. En la actualidad sigue siendo la mayor cúpula de hormigón jamás construida.

2. Columna de Marco Aurelio

Si el Foro Romano tiene la exquisita Columna Trajana, la Piazza Colona tiene la de Marco Aurelio, que no es tan relevante artísticamente hablando como su predecesora pero si la suficiente como para que quien no sea ducho en la materia apenas note la diferencia.

Los 30 metros que dan forma a la Columna de Marco Aurelio fueron levantados a finales del siglo II. Sus relieves en espiral narran los episodios clave de la guerra de este emperador contra marcomanos, cuados y sármatas, a quienes finalmente venció.

3. Iglesia de San Pietro in Vincoli

Aunque la fachada de la de San Pietro in Vincoli no anime especialmente a entrar en este templo merece mucho la pena hacerlo. En su interior puede disfrutarse de una auténtica escultura de Miguel Ángel apenas a un metro de distancia.

4. Piazza del Quirinale

Hay dos buenos motivos para subir hasta la Piazza del Quirinale, situada en la colina del mismo nombre. Uno es ver el magnífico palazzo ideado por Domenico Fontana y Carlo Maderno. El otro es contemplar las magníficas vistas de Roma que se tienen desde este punto de la ciudad.

5. Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II

Entre la Piazza Venecia, la colina Capitolina y el denso tráfico de Roma se levanta el elegante Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II, un gran memorial de mármol blanco erigido en recuerdo del primer rey que gobernó sobre la Italia unificada.

Esta escultura que parece un edificio tiene en total 135 metros de largo y 70 metros de altura, y fue diseñada por Guiseppe Sacconi a finales del siglo XIX.

6. Via Veneto

Pasear por la via Veneto es dar un paseo digno de la Dolce Vita. En esta céntrica y calle, atestada de comercios y cafés de difícil disfrute para el bolsillo humilde, acostumbraban alternar los actores y actrices de Hollywood que al final de los 50 rodaron bajo a las órdenes de Federico Fellini.

7. Piazza Navona

¿Quién querría encerrarse en un museo pudiendo pasear por uno al aire libre? La Piazza Navona, cuya trazado permite adivinar que en su día fue un gran estadio, está abierta las 24 horas del día. La habitan tres fuentes barrocas entre las que destaca la de Fiumi, una de las obras maestras de Bernini. Las cuatro esculturas de las que mana el agua representan a los ríos Ganges, Danubio, de la Plata y Nilo.

8. Circo Máximo

No hay que dejarse engañar por la gran explanada y los escasos asientos que quedan hoy entre las colinas Aventina y Palatina. Este lugar fue una vez el circo más grande de la ciudad, de ahí el calificativo de maximus. A las carreras que tenían lugar en sus más de 600 metros de largo por más de 100 de ancho podían asistir multitudes de hasta 2500 espectadores.

9. Mercado de Campo di Fiori

Parece mentira que el mismo lugar que de lunes a sábado se celebra un colorido mercado antiguamente sirviera para ejecutar a los reos que disgustaban a la autoridad gobernante. De hecho, en este bullicioso rincón, dijo adiós al mundo el matemático Giordano Bruno al ser considerado un hereje por proponer que el sol era solo una estrella más del universo.

10. Pedir un deseo en la Fontana di Trevi

Contemplar la fuente más famosa de Italia sigue siendo algo gratuito. La barroca Fontana di Trevi, la madre de todas las fuentes de la ciudad, se esconde tras la masa de turista que a todas horas intentan tocar el que un día fuese punto final del Aqua Virgo, uno de los acueductos que surtían de agua a la antigua Roma.

Para mayor información puede visitarse el sitio web oficial de Turismo de Roma.

Fotografía
Cortesía

Más por conocer

Close