Conocedores
Close

Las mejores cosas para hacer en Calafate: de la estepa al bosque de hielo

Por Guido Piotrkowski

24 de julio de 2019

Caminar y navegar por el Perito Moreno. Embarcarse en una excursión gourmet por los hielos de los glaciares Spegazzini y Upsala y más...

«Los glaciares son como las personas, cada uno tiene su característica», suelen decir por aquí, donde también tientan al viajero a volver con una simple frase: «Quien prueba el fruto del Calafate, vuelve a Calafate».

El Calafate es un fruto pequeño, que crece del arbusto rastrero del mismo nombre, típico de esta porción de la estepa patagónica, del que se hace un sabroso dulce.

Hacia comienzos del siglo XX, cuando por en el lugar subsistían en base a la ganadería y la exportación de lana a Europa, este paraje era una posta en donde las carretas hacían noche. Y de ahí su nombre: la posta estaba rodeada de Calafates, y se la conocía como El parador de los Calafates. Hoy, es uno de los principales destinos turísticos de Argentina, generado por la irresistible atracción de conocer el impactante Perito Moreno.

Estas son algunas de las mejores cosas para hacer en Calafate:

A los pies del glaciar

Ochenta kilómetros separan la ciudad del Parque Nacional Los Glaciares, creado en 1937 para preservar los hielos continentales y glaciares, el bosque andino-patagónico austral y la estepa patagónica. Con 726.927 hectáreas, es el más extenso del país, y en 1981 fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Dentro del parque, además del glaciar más famoso, se encuentran también los glaciares Upsala, Spegazzini y Viedma.

Las ventajas de este glaciar por sobre otros hielos continentales en el mundo son varias: está a una hora aeropuerto, el ómnibus llega hasta la pasarela, se puede navegar frente a el y hasta caminar sobre su superficie.

Al descender por la pasarela en medio del bosque, se lo ve como un descomunal bloque de hielo, surcado por vetas grisáceas, en el que se abren grietas de un color azul intenso. Cada tanto, puede oírse un estallido, como el de una explosión, que quiebra el silencio glacial. Son los enormes fragmentos de hielo que suelen desmoronarse sobre el Canal de los Témpanos.

Desde el agua

La navegación por la lago Rico, resulta una buena alternativa para contemplarlo desde otra perspectiva. En la cubierta hace un frío de tiritar pero los pasajeros, cámaras en mano, igual disparan sus instantáneas. Una selfie, un recuerdo familiar, una beso de luna de miel, una abrazo de amistad.

Si el viajero quiere llegar más lejos aún y contemplar los glaciares Upsala y Spegazzini, no debería perderse la excursión Glaciares Gourmet, una navegación exclusiva matizada con un menú degustación de platos regionales. Se trata de un paseo de todo el día que navega entre témpanos hasta desembarcar en el Puesto Las Vacas, un paraje desolado y precioso donde se camina hasta una casa de madera solitaria que fuera usada por antiguos puesteros.

Caminata sobre hielo

«No tengan miedo de pisar, el hielo es firme, no se van a hundir”, suelen alentar los guías que comandan el Big Ice, una experiencia nada convencional. Se trata de un trekking sobre el glaciar Perito Moreno, uno de los pocos sitios en el mundo en los que se puede caminar sobre un glaciar. La excursión parte del puerto Bajo de las Sombras, y se navega por el Lago Argentino. Luego, ya a pie, se atraviesa un bosque de lengas y ñires, y poco después hay que calzarse los crampones y echarse a andar entre cuevas, grietas, seracs, sumideros, lagunas congeladas y cuevas de color azul profundo.

Existen dos alternativas: el Big Ice, que se adentra al corazón del glaciar, se extiende por tres horas y media, es de alta exigencia física, y apto para personas de entre 18 y 50 años. O el Mini Trekking, la alternativa moderada, para personas entre 10 y 65 años, en donde se camina una hora y media.
Como broche de oro, la visita al Calafate debe culminar en el Glaciarium, un centro de interpretación de glaciares. Adentro, se encuentra el Glaciobar, un bar diseñado íntegramente en hielo, ideal para despedirse con un whisky on the rocks.

Adrenalina en el Balcón de los Glaciares

El Calafate Mountain Park es un parque de nieve ubicado en el cerro Huyiliche, a mil metros de altura. El trayecto es parte de la aventura, se accede bordo de un camión 4 x 4, que se detiene en los Balcones de Calafate, con imponentes vistas al Lago Argentino. El parque tiene una pista de esquí, ideal para principiantes y un circuito para caminar con raquetas de nieve, una actividad que no precisa del dominio de una técnica específica.

También está la opción del esquí de travesía, en el que hay que deslizarse con un par de esquíes sobre una superficie plana. Aquellos que solo quieran caminar, pueden adentrarse en un trekking por el «Laberinto de Piedras», una extraña formación rocosa de 85 millones de años. El parque cuenta, además, con motos de nieve, ideales para adentrarse en los valles del cerro, mientras que la familia puede reunirse en torno al Tubing, montarse en una cámara de caucho y descender a toda velocidad por la nieve.

El Glaciarium

Este un novedoso museo y centro de interpretación donde la trama de los hielos eternos se explica de manera didáctica e interactiva. Videos en 3D, fotografías, paneles explicativos. La visita culmina con unos tragos on the rocks en el Glaciobar, un bar diseñado íntegramente en hielo -paredes, vasos, esculturas, bancos, barra, mesas, sillas-, a una temperatura ambiente de -10°C.

Cabalgar la estepa

Existen diversas opciones para recorrer este paisaje al paso, al trote o al galope. Pueden ser travesías de una jornada hasta viajes de cuatro días. Las hay con vistas al glaciar Perito Moreno y con vistas al Upsala, con opción para dormir en carpa o en alojamientos cinco estrellas. En el camino se puede aprender historia de la Patagonia profunda, avistar especies autóctonas y una vista única y privilegiada del glaciar Perito Moreno.

Más información en:
www.elcalafate.tur.ar
www.patagonia.gov.ar
www.hieloyaventura.com
www.crucerosmarpatag.com
www.glaciarium.com
www.cabalgatasdelglaciar.com