fbpx
12/02/20   |   Viajes

REVIEW Four Seasons New York Midtown: un hotel que da clase y elegancia

Ofrece vistas panorámicas del Central Park y está ubicado a metros de la Quinta Avenida y Park Avenue, bajo el diseño de uno de los arquitectos más reconocidos del mundo

Norberto Sica Redacción
Norberto Sica

Está ubicado en uno de los lugares más exclusivos de Nueva York, a metros de la Quinta Avenida y Park Avenue con sus imperdibles tiendas de compras, a dos cuadras del Central Park, y a poca distancia caminando de la Catedral de San Patricio o del Rockefeller Center, por citar sólo algunos íconos de la ciudad. Es un gran punto de partida (y un genial «selling point») para alojarse en el Four Seasons New York Midtown.

El imponente y clásico edificio, tiene doble ingreso: un principal por la 57 y otro secundario por la 58.

Y si hay algo que sobresale es ingresar al lobby con su gran techo elevado, sus pisos de mármol, gigantes pilares, que dan una sensación surrealista de paz, en el corazón mismo de Manhattan.

El diseño del vestíbulo estuvo a cargo del multipremiado y reconocido arquitecto Ieoh Ming Pein, responsable de creaciones tan variadas como embajadas, torres de control aéreo, aeropuertos, bibliotecas, museos y, hasta, la famosa pirámide del museo Louvre de París.

El lobby es el conector a los restaurantes, al sector de Concierge, al área de check-in y check-out, como así también a los ascensores que nos permitirán llegar a nuestras habitaciones, algunas con impresionantes vistas, incluyendo la suite con un sólo cuarto más cara del mundo, con un precio que ronda los 55 mil dólares la noche.

Los espacios públicos son una verdadera representación del art déco, actualizada para reflejar la modernidad.

El hotel cuenta con 368 habitaciones, incluyendo 23 suites con terrazas privadas, con vistas fantásticas.

Algunos de los cuartos ofrecen panorámicas directas del Central Park y más allá, mientras que otras nos engalanan con vistas de los rascacielos de la Gran Manzana, incluyendo a edificios como el Chrysler o el Empire State.

Las habitaciones son amplias, con cómodas camas de pedestal, muebles claros, grandes ventanales, y asientos en las ventanas, además de enormes vestidores. Objetos de decoración, espejos, cuadros y sillones, son complementados con café Nespresso de cortesía.

Los baños de mármol tienen duchas independientes con mampara, bañeras, y productos de baño Bvlgari.

En opciones gastronómicas cuenta con The Garden, especialmente pensado para desayunos a la carta y almuerzos, en un ambiente rodeado de árboles, haciendo honor al nombre del restaurante.

Y por otro lado, Ty, ideal para tragos, aperitivos o un café por la tarde.  Además, por las mañanas, podemos encontrarnos con café y té de cortesía en junto a la recepción, lo que es un mimo para comenzar bien el día.

En entretenimiento cuenta con un spa con distintas opciones de tratamiento y un fitness center con máquinas de entrenamiento aeróbico y muscular.

Four Seasons New York Midtown tiene un aura palaciega, algo que uno puede esperar en un hotel by FS. Por eso, hablamos de clase y elegancia. Una propiedad que sobresale en la hotelería y arquitectura de Nueva York.

overall 9.4
  • 9.5
    Ubicación
  • 9.5
    Decoración & Ambientación
  • 10
    Espacio en Habitaciones
  • 10
    Layout & Confort
  • 9.5
    Vistas Panorámicas
  • 9
    Servicio & Amabilidad
  • 9
    Fitness Center
  • 9
    Gastronomía
  • 9
    Experiencia Personal
Informe y fotografía
Norberto Sica

Más por conocer

Close