Conocedores
Close

REVIEW Ovolo Woolloomooloo: el hotel boutique más atractivo de Sídney

Por Norberto Sica

11/09/2018

El hotel emplazado sobre un antiguo muelle portuario, ofrece una experiencia que es una sumatoria de decoración, confort, detalles, atractivos, atracciones y guiños

Overall

9.3

“There’s something happening here” (“Hay algo que sucede aquí”). Ese slogan con el que Ovolo se presenta desde su sitio web, es el primer reflejo de que los responsables de la cadena saben de la importancia de que un hotel hoy debe ser mucho más que un espacio de relax o alojamiento.

La experiencia es una sumatoria de decoración, confort, detalles, sorpresas, atractivos, atracciones y guiños.

Empecemos con la ubicación. Ovolo Woolloomooloo se emplaza en el muelle Finger Wharf, a unos diez minutos caminando de algunos de los principales atractivos de Sídney, como el Opera House, los Jardines Botánicos Reales o la Sydney Tower.

Construido originalmente en 1915, el lugar es el muelle con pilotes de madera más largo del mundo, con 410 metros de largo y otros más de 60 de ancho. Durante su vida activa por cerca de 70 años, manejó principalmente la exportación de lana, pero también actuó como punto de partida para el despliegue de tropas, así como un punto de desembarco para los nuevos inmigrantes que llegaron a Australia.

El clásico edificio luego fue reconvertido, en una parte, en unidades de departamentos y, la otra, en el original Ovolo Woolloomooloo, un hotel boutique con estilo, grandes reminiscencias simbólicas, estéticas y musicales a los años 80.

Desde la música de fondo (tienen su propio canal en Spotify) con clásicos de Whitney Houston, Michael Jackson, Phil Collins, Rolling Stones hasta mesas de videojuegos y, una suite principal denominada INXS.

La combinación de luces, colores, la historia del lugar, su apuesta retro y su modernidad, hacen que Ovolo juegue (satisfactoriamente) con nuestras emociones en todo momento.

Incluso hasta el nombre de la red WiFi para invitados, Ovolololovesyou (Ovolo te ama), hace que queramos/empaticemos aún más.

El edificio está conformado por cinco pisos. El segundo nivel es el principal reuniendo el lobby, sector de check-in, livings, lounges, bares, mesa de pool, juegos, áreas de lectura y el infaltable restaurante para desayunos, que puede ser buffet o a la carta.

Los techos altos, las vigas expuestas y los gigantescos ventiladores muestran la historia del edificio.

Mientras que sus árboles llenos de luces, los sillones de colores y objetos de decoración, brindan una atmósfera lúdica, casi como si estuviéramos en un cuento.

Las habitaciones, distribuidas entre los pisos 3 y 5, son amplias y multicolores, con vistas impecables a la ciudad y la bahía.

Y entre sus amenities, no faltan una piscina, terraza privada y gimnasio.

Si Sídney tiene una magia innegable, Ovolo Woolloomooloo refuerza ese magnetismo. Un hotel perfecto para los que buscamos experiencias, esa sonrisa de bienestar al llegar y las ganas de querer volver (lo antes posible).

Overall

9.3

  • 9 Ubicación
  • 9.5 Decoración & Ambientación
  • 9.5 Espacio en Habitaciones
  • 9 Velocidad Wi-Fi
  • 9 Servicio & Amabilidad
  • 9 Gastronomía
  • 9.5 Relación Precio
  • 9.5 Experiencia