Conocedores
Close

Ahora se pueden recorrer los túneles de las termas de Caracalla en Roma

Conocedores.com

4 de julio de 2019

Fue el segundo más grande en la historia del Imperio Romano. El lugar, también tenía un natatorio, gimnasios para lucha y boxeos, bibliotecas y hasta salones de depilación

Durante el siglo III, DC, las termas de Caracalla en Roma recibían unos 5 mil visitantes por día. El famoso y enorme complejo, el segundo más grande en la historia del Imperio Romano, incluía tres secciones de termas de distintas temperaturas, un natatorio, dos gimnasios para lucha y boxeo, espacios de gastronomía, bibliotecas e incluso, salones de depilación.

Debajo de estas impresionantes atracciones, cientos de esclavos trabajaban en una red de túneles subterráneos de más de 3 kilómetros y medio de largo y unos diez de ancho, transportando carros de madera a los 50 hornos de ladrillos, responsables de mantener las calderas, a una temperatura constante de 40 grados centígrados.

Un tramo de este laberinto se abrió al público en 2012, pero ahora, otra sección de los túneles, que se reveló esta semana, es la primera en presentar uno de esos hornos de ladrillos.

El espacio subterráneo recién inaugurado abarca tanto el legado histórico de Caracalla como el videoarte contemporáneo, representado por una exposición titulada Plessi en Caracalla: El Secreto del Tiempo.

El lugar y la exposición muestra como hombres y mujeres quemaban decenas de toneladas de madera por día, manteniendo los fuegos encendidos toda la noche para asegurarse de que la caldera estuviera listo para los visitantes de la mañana. Cada segundo del día, un acueducto cercano entregó 70 litros de agua, el equivalente a la cantidad de agua consumida hoy por la ciudad de Siena, a través de una cisterna y en tanques de cobre que luego se calentaban en los hornos de ladrillos de los túneles.