fbpx
Conocedores
Close

Algunos de los sándwiches más típicos de Chile

Conocedores.com

9 de agosto de 2019

Marraquetas, hallullas, amasado, tortillas u otra de las decenas de variedades de pan que existen en Chile, son un elemento irremplazable en la mesa chilena

Cuenta la leyenda que el origen del término “Sándwich” proviene del conde inglés de Sandwich, John Montaagu, quien se destacó por ser un gran ludópata, que tras una larga jornada de juegos decidió solicitar que le sirvieran un trozo de carne con dos rebanadas de pan, para poder comer con solo una mano y seguir apostando.

Exitosa creación, a la cual bautizó con el nombre de su pueblo y en su testamento, dejó en claro que el mejor legado que le dejaba a su país era su creación gastronómica. Cientos de años más tarde, muchos aseguran que el amor por esta preparación se trasladó a todos los continentes.

Chile es el segundo mayor consumidor de pan a nivel mundial después de Alemania y, con una ingesta de cerca de 98 kilos de pan por persona al año, las innovaciones a base de pan se han convertido en un verdadero hobby en la cocina chilena.

Marraquetas, hallullas, amasado, tortillas u otra de las decenas de variedades de pan que existen en Chile, son un elemento irremplazable en la mesa chilena, por lo que de ahí a tener un delicioso sándwich en la mano está a solo un paso.

Aquí compartimos un resumen de algunos de los sándwiches típicos de Chile

¿Completo o Hot dog?

Una preparación rápida, pero deliciosa, y que a pesar de no ser autoría de Chile está en el top de los sándwichs chilenos es el completo o, también conocido en el extranjero como “hot dog” o “perro caliente”.

Preparación introducida a Chile por los alemanes, quienes durante la inmigración a la zona sur de Chile fueron acompañados por sus famosos embutidos y reconocidos “hot dogs”, los cuales pronto se “chilenizaron” gracias a la diversidad y riqueza de ingredientes que ofrece nuestra tierra.

De esta manera nació el “completo italiano” (foto principal) que, pese a su nombre, es 100% chileno. Se trata de un hot dog con palta o aguacate (muy utilizada en la gastronomía local), tomate y mayonesa, que juntos recrean los colores de la bandera italiana: verde, rojo y blanco.

Preparado como corresponde, es un sándwich algo cremoso por la palta y la mayonesa, en donde el tomate aporta frescura y un ligero dulzor, y la salchicha la contundencia. El pan alargado especial puede ser crujiente o más bien esponjoso, según la preparación del cocinero.

Pero eso no es todo, pues deben existir tantas variedades de hot dog como restaurantes en Chile, lo que dio paso al ya clásico Completo, que además de la salchicha y el pan, lleva chucrut, salsa “americana” (que en Chile tiene pepinillos, cebolla y zanahoria picados), tomate, palta, salsa verde, mayonesa, kétchup y mostaza, si el comensal así lo desea.

Sándwiches con historia

Chile también cuenta con dos emparedados bautizados en honor a dos importantes políticos de su historia. Uno de ellos es Ramón Barros Luco, quien fue presidente de Chile en 1910 y solía ir a comer al Club de la Unión en Santiago.

El político acostumbraba a pedir que le prepararan un sándwich de pan tostado con carne a la plancha y queso derretido. La gente que iba al Club comenzó a imitar al presidente y pedían este mismo sándwich, transformándose así en una famosa delicia que hoy lleva su nombre, el jugoso “Barros Luco”.

Como es servido caliente, es ideal para el desayuno si se busca quedar satisfecho y alimentado para toda la mañana.

En tanto, Ernesto Barros Jarpa, quien era Vicepresidente de Chile en 1932, también almorzaba en el Club de la Unión, y pedía una variante más ligera del Barros Luco: en vez de carne, pedía una rodaja de jamón. Ambos suelen prepararse con pan de molde en vez del contundente pan “frica”.

Sándwiches con identidad en el norte y sur de chile

Si el destino es el norte de Chile, un paso imperdible que se debe dar es ir al puerto de Coquimbo y probar el famoso sándwich de pescado, que se come en casi todo el litoral nortino de Chile y reemplaza la carne roja por un trozo de pescado frito.

Además de poder ver o comprar variedades de mariscos frescos, en el terminal pesquero podrás probar el Churrasco Marino.

Es una merluza o reineta frita, con ensalada chilena que consta de cebolla y tomate, en un pan marraqueta. Algunas veces se puede pedir con alguna variante, como por ejemplo sólo cebolla en vez de la chilena, y quizás algunos lo ofrezcan con mayonesa o una salsa tártara.

La tortilla de rescoldo con mariscos del sur de chile

Tradición propia de la localidad de Laraquete en la zona de Arauco, y con más de cien años de antigüedad, la venta de las Tortillas de rescoldo con mariscos responde a una larga tradición culinaria familiar, en la que madres e hijas, nietas y abuelas, se vinculan en una práctica cotidiana ancestral. En su preparación se unen memoria colectiva y antiguos saberes para lograr la textura, el color y el sabor que las caracteriza.

La mayor virtud de este sándwich es que mantiene vigente una arcaica forma de cocer pan, mediante una técnica muy anterior a la del horno, que consiste en la liberación de calor de la arena que ha sido previamente calentada por una hoguera.

En efecto, el rescoldo es la mezcla de arena y cenizas, sobre el cual se hace el fuego del hogar y que se mantiene encendido por varias horas. La cocción se realiza enterrando las tortillas crudas hasta que éstas alcanzan el punto de cocción. El resultado es un pan gustoso, de superficie crocante y muy diferente a los otros panes nacionales.