Conocedores
Close

Así es el Bosque Tallado, un atractivo turístico distinto en El Bolsón

13/03/2019

Es un museo a cielo abierto a unos 1400 metros de altura sobre el nivel del mar. Está ubicado en el cerro Piltriquitrón, en Argentina, en la Cordillera de los Andes

Conocido en lengua originaria mapuche como el cerro colgado de las nubes, el Piltriquitrón está ubicado en la Cordillera de los Andes, a pocos minutos del centro de la ciudad de El Bolsón en el sur de la provincia de Río Negro. Con una altura total de casi 2300 metros sobre el nivel del mar, este gigante natural es la referencia turística inevitable en este destino, y alberga desde hace unos veinte años un singular museo escultórico a cielo abierto, construido en la madera de gigantes lengas muertas que sufrieron un incendio hace cuatro décadas, devolviéndole la vida a esta montaña patagónica: El Bosque Tallado.

El recorrido hacia el Bosque Tallado promete magia y misticismo en un entorno cobijado por la flora nativa.

Comienza en el corazón de la ciudad de El Bolsón, transitando por la mítica ruta 40. Luego, saliendo de la localidad rumbo sur se debe transitar por un camino de ripio que lleva al sector conocido como “Villa Turismo”, cuyo recorrido después de diez kilómetros finaliza en la plataforma del “Piltri”, lugar donde se pueden estacionar los vehículos, contando con un primer mirador panorámico de El Bolsón desde donde inician vuelo los parapentes.

Desde allí, un sendero de mil metros con una duración de entre 30 minutos y una hora, dependiente del grupo y su ritmo, es recorrido a pie diariamente por familias con niños y personas mayores, exclusivamente tomando los básicos recaudos: calzado cómodo, agua y protección del sol.

La caminata hasta el acceso al museo a cielo abierto, es de una belleza incomparable, admirando el Valle de El Bolsón a cada paso, reconociendo la magnitud de la Cordillera de los Andes y la de sus bosques patagónicos.

El cerro Piltriquitrón es un macizo de piedra que protege a El Bolsón de los fuertes vientos provenientes de la estepa Patagónica. Se considera que su presencia es determinante para el microclima del valle cordillerano.

En 1978 y 1982, dos feroces incendios azotaron su bosque. Por años, un cementerio de gigantes lengas tiñó de un aspecto sombrío a buena parte de este pulmón cordillerano, hasta que en 1998, la iniciativa de un escultor dio vida a una propuesta que hoy llena de luces y magia a este lugar: El Bosque Tallado.

En noviembre de ese año, 13 fueron los artistas que compartieron una semana de trabajo y de convivencia con el Piltri. Las obras se quedaron para siempre en el bosque, por supuesto, a modo de ofrenda. El evento tuvo cinco ediciones más: en 1999, 2003, 2006, 2010 y 2014. Artistas del país y del mundo acudieron a la cita en cada edición y le devolvieron vida al bosque donde precisamente el fuego había sembrado dejado una oscura marca: quizás como una manera de conjurar la tragedia ecológica con arte.

Actualmente, reúne 56 piezas que han sido elaboradas desde 1998 y se consolida como una de las principales atracciones turísticas de la región.