Conocedores
Close

Cómo recorrer el Sudeste Asiático en tren

Conocedores.com

2 de febrero de 2019

Entre las muchas opciones existentes, el tren Belmond Eastern & Oriental Express atraviesa algunos de los paisajes más exóticos al conectar la capital de Tailandia, Bangkok, con Kuala Lumpur, la capital de Malasia

En avión, ómnibus, motocicleta, tren o tuc-tuc, el Sudeste Asiático puede presumir de contar con todos los medios posibles de transporte para recorrerlo. Esta región del planeta es una de las mecas turísticas mundiales.

Y una de las formas de organizar mejor el itinerario es realizar el recorrido en tren.

Entre las muchas opciones existentes, el tren Belmond Eastern & Oriental Express atraviesa algunos de los paisajes más exóticos del Sudeste Asiático al conectar la capital de Tailandia, Bangkok, con Kuala Lumpur, la capital de Malasia. Este tren es la versión asiática del Venice Simplon-Orient-Express, el lujo más exclusivo en forma de tren.

Concebido como tren de lujo desde enero de 2011, ofrece una serie de itinerarios con una duración de entre dos o seis noches cada uno. El trayecto original va de Bangkok a Singapur en un viaje de cuatro días/tres noches, con paradas en Kanchanaburi para visitar el famoso puente sobre el Río Kwai, en Tailandia, y luego continuar hasta Kuala Kangsar y arribar finalmente a Singapur.

El tren atraviesa un paisaje profundamente verde en el que ríos y vida rural, campos de té y arrozales envueltos de montañas de karst se van sucediendo en un trayecto que recorre 2030 km a través de Malasia y Tailandia.

En 2017 se iniciaron extensiones de la ruta con varias opciones de viaje de siete días que incorporan paradas en Cameron Highlands, la isla de Penang, la isla de Koh Chaan, para finalizar el trayecto en Bangkok. Estas paradas incluyen alojamiento tanto en hoteles como a bordo del tren.

A lo largo de su recorrido, el tren alcanza una velocidad no mayor a los 60 km/h dado que el viaje no tiene como objetivo llegar más rápido al siguiente destino, sino disfrutar paso a paso de cada tramo, ofreciendo un programa de “slow travel” o “viaje con calma”, con excursiones , experiencias nocturnas y shows a bordo. El tren tiene capacidad para sólo 82 pasajeros y cuenta con 22 vagones con aire acondicionado, un bar, dos vagones restaurante y un coche con mirador panorámico.

Todo ello, decorado con laca china que recuerda en cada detalle a su legendario antepasado europeo.