fbpx
[Crítica] Hasta el Último Hombre: la nueva película de Mel Gibson nos trae un ejemplo de nobleza e hidalguía
09/01/17   |  

[Crítica] Hasta el Último Hombre: la nueva película de Mel Gibson nos trae un ejemplo de nobleza e hidalguía

“Hacksaw Ridge” cuenta con la destaca actuación de Andrew Garfield interpretando la historia verdadera de Desmond Doss

Norberto Sica Redacción
Norberto Sica

Friedrich Nietzsche decía que “toda convicción es una cárcel”. Como en muchos otros temas, no comparto esa visión del filósofo alemán. Creo que esa frase tiene más asidero si la adaptáramos de esta forma: “toda convicción es una cárcel cuando la misma se convierte en obstinación”.

Hay una gran diferencia entre convicción y obstinación. La primera, es una idea arraigada en nuestra mente/espíritu, mientras que la segunda se sustenta en la terquedad.

“Hasta el Último Hombre” refleja la historia verdadera de Desmond Doss (interpretado magistralmente por Andrew Garfield), un objetor de conciencia que desempeñó un papel destacado durante la Segunda Guerra Mundial. Su negativa a usar armas de fuego durante su entrenamiento militar, debido a sus creencias religiosas, lo puso en contra de sus compañeros y lo llevó a enfrentar una corte marcial.

hacksawridge-critica-review-hasta-hombre-gibson-08012017in2

Desmond creía que su papel en la guerra era el de salvar vidas como médico, y no quitarlas. De hecho, logró rescatar a más de 75 soldados heridos bajo fuego enemigo en Okinawa, recibiendo la condecoración de la Medalla de Honor por parte del presidente Harry S. Truman.

Al ser una película basada en un hecho verídico, tiene poca importancia saber de antemano el final.

Lo interesante de “Hacksaw Ridge” no sólo es la pericia de Mel Gibson para retratar lo sucedido en el campo de batalla, con una crudeza que recuerda a “Rescatando al Soldado Ryan”, sino también su estratégica forma de combinarla con la infancia de Doss con las peleas con su hermano o los golpes de su padre hasta llegar a enamorarse de una enfermera de un hospital, con la que compartió toda su vida.

“Hasta el Último Hombre” es una muestra de nobleza, hidalguía y humildad, de un creyente convencido que podía contribuir a una batalla, desde un lugar más humano. Y vaya si lo hizo.

hacksawridge-critica-puntaje-ultimo-hombre-mel-gibson-16012016
Informe y fotografía
Norberto Sica

Más por conocer

Featured

Close