fbpx
Conocedores
Close

Destinos alternativos para conocer en Cusco (además de Machu Picchu)

Conocedores.com

9 de mayo de 2019

Un listado de cinco propuestas para descubrir en las inmediaciones de Cusco, para tener una mejor experiencia en nuestro viaje por Perú

Visitar Machu Picchu no es la única razón para desembarcar en la ciudad de Cusco, en el este de Perú.

Es que la ciudad inca por excelencia es la atracción principal de miles de turistas, pero no es lo único que la antigua capital del imperio tiene por ofrecer.

Desde #CONOCEDORES elaboramos un listado de cinco propuestas para descubrir en las inmediaciones de Cusco, que pueden tenerse en cuenta para una futura visita:

1. Pisac

Está ubicado a 30 kilómetros de Cusco y es, luego de Machu Picchu, uno de los recintos más importantes y de los más visitados en el Valle Sagrado de los Incas.

Desde la salida de la ciudad hacia este lugar se aprecian las maravillosas postales que ofrece este inmenso valle. Es posible hacer unas paradas en miradores habilitados para poder tomar la respiración que estos parajes nos quitan.

La primera parada en Pisac es en su mercado, que despliega una variedad de artesanías, alimentos, frutas y bebidas tradicionales de la región. Otro de los atractivos que hacen de Pisac una visita necesaria son sus ruinas, donde se halla el mayor cementerio del imperio incaico y el más antiguo de toda Sudamérica.

2. Ollantaytambo

Al ser un paso obligatorio cuando se está de camino a la más famosa ciudadela inca, suele pasar desapercibido. Sin embargo, es un destino único para quedarse.

Se trata de uno de los pocos lugares que mantiene su organización arquitectónica desde la época de los incas. Dentro de este complejo de construcciones encontraremos el Templo del Sol, una edificación singular en todo el Valle Sagrado.

Si se prefiere la naturaleza, es posible hacer una caminata desde Ollantaytambo hasta la laguna de Yanacocha, un atractivo natural que presenta una particularidad: su fondo es negro debido a la presencia de ticna negra.

3. Chinchero

En la época del imperio incaico, esta localidad ubicada a menos de 40 minutos de Cusco era un camino necesario para visitar Machu Picchu. El tiempo puede haberle quitado este privilegio, pero no la belleza.

A cualquiera que se le pregunte por Chinchero dirá que su principal motivo de visita es el famoso mercadillo de artesanías, donde asisten vendedores locales que aún conservan técnicas milenarias para la elaboración de los productos.

Si la intención no solo es comprar sino conocer más de la cultura, es posible la visita a los talleres de artesanos locales para apreciar el proceso de elaboración de los artículos

4. Choquequirao

Este antiguo centro urbano inca ha sido denominado como “la hermana de Machu Picchu”. Esta localidad está ubicada en la cordillera de Vilcanota y solo es posible acceder a ella a través de una ruta de trekking.

Ya dentro, se aprecia que Choquequirao cuenta con dos plazas principales, templos, fuentes, canales, almacenes, residencias para personas de élite y otras más comunes. Las edificaciones más grandes que se pueden encontrar aquí son las famosas “colcas”, los almacenes que usaban los incas para preservar los alimentos.

5. Templo de la Luna

Se trata de una locación sagrada dedicada a la adoración a la madre Quilla o Luna. Este recinto está más asociado al “turismo espiritual”, y aquí se pueden realizar pagos a la Pachamama o Madre Tierra, así como sesiones de meditación y yoga al aire libre.

El templo en sí está situado en una montaña, en cuya base existe una cueva con un altar ceremonial. Además, en el interior de la misma se observan rastros de figuras de animales sagrados (para los incas) tallados en roca como el cóndor, el puma o la serpiente.

Cuentan los locales que los incas, aprovechando una falla natural que cortaba la piedra en dos, labraron un templo mágico, ya que por encima de la cueva existe una pequeña abertura que permite que el templo se ilumine por completo en las noches de luna llena más cercanas al solsticio de invierno.