Conocedores
Close

Los mejores lugares para ver el sol de medianoche en Noruega

Conocedores.com

19 de junio de 2019

A la medianoche, el Sol se desliza hacia abajo en el cielo y emite un resplandor amarillo que ilumina la línea de costa, pueblos y formaciones montañosas que parecen infinitas.

El sol de medianoche, también conocido como día polar, es un fenómeno natural que se puede observar en el norte del círculo polar artículo y al sur del círculo polar antártico. Durante el solsticio de verano (y sus fechas próximas) el Sol es visible las 24 horas del día.

A la medianoche, el Sol se desliza hacia abajo en el cielo y emite un resplandor amarillo que ilumina la línea de costa, pueblos y ciudades, escarpadas formaciones montañosas y mesetas de interior que parecen infinitas. A veces puede ocultarse detrás de una nube o alguna cumbre, pero nunca llega a ponerse.

Estos son los mejores lugares para ver el sol de medianoche en Noruega:

Cabo Norte

Desde lo alto del escarpado acantilado frente al mar en Cabo Norte, encontramos entre nosotros el mar abierto y Svalbard y, después, el Polo Norte, mientras el sol se desliza sobre el horizonte durante toda la noche. Técnicamente, el acantilado se encuentra sobre una isla, y tampoco es el punto más septentrional, por lo que es un error referirse a este lugar como el punto más al norte de la Europa continental. Aun así, Cabo Norte es un destino más popular que el que realmente ostenta ese título, Cabo Nordkim, un poco más al este.

Monte Rønvikfjellet en Bodø

Justo por encima del Círculo polar ártico se encuentra la ciudad de Bodø, apretada, como es típico en esta zona, entre montañas, colinas y el mar. Desde la cresta de Rønvikfjellet, de fácil acceso, se consiguen unas vistas increíbles del sol de medianoche sobre el centro de la ciudad, de la peculiar isla montañosa de Landegode, con sus escasos 42 habitantes, y del archipiélago de Lofoten más allá del fiordo de Vestfjord.

Landegode, Bodø

Nada menos que Snøhetta, los diseñadores de la Ópera de Oslo y otros muchos edificios emblemáticos en todo el mundo, son los cerebros detrás de la zona de descanso junto al pequeño pueblo pesquero de Eggum, en Lofoten. Este lugar, un espacio con forma de anfiteatro y elementos artísticos obra de Markus Raetz, ofrece unas vistas directas hacia mar abierto.

Las islas Lofoten son uno de los atractivos naturales más famosos de Noruega y se puede admirar el sol de medianoche desde varios miradores en diferentes puntos del archipiélago.

Storsteinen, en Tromsø

El teleférico de Tromsø nos lleva a 421 metros por encima de la ciudad más grande del Norte de Noruega, conocida como «la puerta de entrada al Ártico». El teleférico sigue abierto pasada la medianoche durante el verano y, desde la cima montañosa de Storsteinen, se puede ver el sol de medianoche mientras se desliza sobre Tromsø y sobre las montañas de la isla de Ringvassøya.

Nupen, cerca de Harstad

«El lugar más romántico de Noruega». Así se refiere a Nupen, localidad situada no lejos de Harstad, un listado elaborado por una revista de viajes noruega. Desde la ruta o las colina circundantes se consigue una vista clara del sol de medianoche mientras descendemos hacia el agua hasta casi tocarse con el horizonte. La escena queda enmarcada por las montañas de la isla de Grytøya.

La montaña de Narvikfjellet

El teleférico en la histórica localidad de Narvik, en la parte más interior del fiordo Ofotfjord, lleva a los viajeros hasta el restaurante en lo alto en la montaña, 656 metros más arriba. Allí tendremos una vista inolvidable del sol sobre el fiordo, la ciudad, las islas y las montañas de los alrededores, incluida la famosa Fagernesfjellet, conocida com la «reina durmiente» (Sleeping Queen).

Mirador de Salen, en Hammerfest

Hammerfest es una de las ciudades más septentrionales del mundo y una de las más antiguas del norte de Noruega. Si seguimos el sinuoso camino hasta la antigua cabaña en el «monte» Salen, tendremos unas maravillosas vistas de la ciudad y las islas de alrededor bajo el sol de medianoche.

Montaña Komsafjellet, en Alta

Es cierto que, con tan sólo 212 metros, no parece que se trate de una verdadera montaña. Pero su espectacular ubicación sobre una península que se adentra en el fiordo hacen del Komsafjellet, en Alta, sin duda un punto emblemático. Esta zona cuenta con una historia de asentamientos que se remonta a la Edad de Piedra.

La meseta de Finnmarksvidda

La meseta de montaña de Finnmarksvidda es una enorme extensión abierta con una superficie de más de 22 mil kilómetros cuadrados. Y como se encuentra situada en plena tierra de los Sami, en el norte más remoto, el sol de medianoche la ilumina por completo durante el verano.

Tungeneset, en Senja

Igual que Eggum, en Lofoten, Tungeneset, en la localidad de Senja, está incluida en la iniciativa de las Rutas Panorámicas de Noruega, por la que la arquitectura y el arte amplifican la majestuosidad de las maravillas naturales de Noruega. En este lugar, una pasarela de madera se integra con la naturaleza y nos lleva a un punto en el que disfrutar de unas vistas magníficas de la peculiar formación rocosa de Okshornan bajo el sol de medianoche