fbpx
Conocedores
Close

Por qué los aviones vuelan a 36 mil pies de altura

Conocedores.com

14 de septiembre de 2019

Desde optimizar el uso del combustible, a menos turbulencias, a evitar a otras aeronaves menores como helicópteros y cuestiones de seguridad

Nos ponemos el cinturón de seguridad, las puertas del avión se cierra, el capitán da aviso de que estamos por despegar y la aeronave parte a nuestro destino. Ahora, muchas veces nos hemos preguntando: ¿por qué los aviones vuelan a 36 mil pies de altura? Parece un número bastante preciso, y hay una razón (o varias).

La altitud de crucero regular para la mayoría de los aviones comerciales se ubica entre los 33 mil y 42 mil pies.

Esta zona se llama estratosfera inferior, que está justo por encima de la troposfera, la parte más baja de la atmósfera.

La razón principal de esta altitud radica en la eficiencia del combustible. El aire fino crea menos resistencia en el avión, lo que significa que el avión puede usar menos combustible para mantener la velocidad.

Y gastar menos en combustible también es excelente para las aerolíneas, por razones obvias. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los motores de un avión también necesitan oxígeno para funcionar, lo que también genera energía. Por lo tanto, volar demasiado alto también puede causar problemas. Además, cuanto más alto sube un avión, más combustible tiene que quemar para llegar allí, por lo que también hay algunos inconvenientes con ciertas altitudes.

Volar alto significa que los aviones pueden evitar las aves, los drones y los aviones ligeros y helicópteros, que vuelan a altitudes más bajas.

La dirección en la que viaja su avión también puede afectar a qué altitud ascenderá. Los aviones que vuelan hacia el este (incluidos el noreste y el sureste) volarán a altitudes impares (por ejemplo, 35 mil pies) y todas las demás direcciones volarán a altitudes pares. Las rutas que van en la misma dirección a menudo también se planifican de modo que los aviones estén a mil pies uno encima del otro para evitar una colisión.

Una altitud más alta también puede dar a los pilotos una mercancía preciosa cuando están en el aire: el tiempo. En caso de que ocurra algo que justifique un aterrizaje de emergencia, la gran altitud les da a los pilotos mucho más tiempo para solucionar la situación o encontrar un lugar seguro para aterrizar que si estuvieran en un avión ligero que navega a 10 mil pies.

No todos los aviones están hechos para navegar a la misma altitud. La altitud de un avión está determinada por su peso y las condiciones atmosféricas en el momento del vuelo. La dirección de los vuelos, la cantidad de turbulencia y la duración del vuelo también son factores.