fbpx
Conocedores
Close

Qué son los moáis que se encuentran en la Isla de Pascua

Conocedores.com

15 de junio de 2020

¿Por qué y cómo se construyeron? ¿Cuántas estatuas hay y cómo se trasladaron? Esto es lo que se sabe (al menos, hasta ahora)

Chile es un destino increíble, donde lo imposible es posible. Tiene lugares únicos y extraordinarios como el Parque Nacional Rapa Nui en la Isla de Pascua y sus míticos Moáis, las misteriosas estatuas llenas de curiosidades.

El parque es una de las islas más remotas del mundo. En 1995 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco debido a sus Moáis, monumentales esculturas que mantienen viva la primitiva cultura de la Polinesia.

Estas estatuas monolíticas, son el atractivo turístico más importante y llamativo de la isla, ya que están consideradas como obras maestras del ser humano.

¿Por qué se construyeron?

No es una certeza y es uno de los misterios más grandes que gira alrededor de estos fascinantes monumentos, pero la mayoría de las versiones apuntan a que fueron construidos por un fin religioso. Podrían estar representando a los dioses de Rapa Nui o los primeros habitantes de la isla. Vendrían siendo un homenaje a los ancestros, que, según el mito, después de muertos, arrojaban un poder espiritual para proteger a sus clanes.

¿Cómo se construyeron?

Estas legendarias esculturas, en su mayoría de aproximadamente cuatro metros de altura, fueron fabricadas con enormes piedras volcánicas, escoria roja y basalto. Según varias hipótesis, primero se elegían las piedras de gran tamaño y luego se comenzaban a tallar frontalmente.

¿Cuántas estatuas hay en Rapa Nui?

Son 900 estatuas, pero no todas están en el mismo lugar. Por ejemplo, 400 esculturas se encuentran en la cantera Rano Raraku, un volcán extinto donde se supone que fueron construidas y 288 están vinculadas a los ahu, que son plataformas ceremoniales, en las cuales se rendía culto a los ancestros. Las restantes están distribuidas en distintos puntos de la isla.

¿Cómo se trasladaron?

Este punto es otro de los grandes misterios ya que, debido al enorme tamaño y gran peso de las estatuas, es difícil imaginar que fuera posible trasladarlas, pero la mayoría de las teorías afirma que los Moáis fueron recostados sobre una especie de trineo de madera que se tiraba con cuerdas sobre troncos y desplazados por la zona. Aunque hay otras versiones más imaginativas que aseguran que los sacerdotes de los clanes usaron poderes telequinéticos para moverlos o que fueron ubicados en sus lugares por extraterrestres.

¿Son todas iguales?

No todos los Moáis fueron fabricados con los mismos materiales. La mayoría se construyeron con piedras volcánicas, pero en otros se utilizó escoria roja y basalto. Tampoco tienen el mismo tamaño, aunque la media es de 4,5 metros. Por ejemplo, una de las esculturas más sobresalientes es Te Tokanga (El Gigante) que mide más de 21 metros y pesa más de 270 toneladas. Otro aspecto que marca la diferencia es la etapa en la que se crearon, los primeros son más pequeños y tienen la cabeza y el cuerpo más redondeado.

En otras fases se fueron estilizando, adquiriendo formas más rectas, orejas grandes y narices largas. No hay ninguna escultura igual a otra y eso se debe a que posiblemente cada una representa a algún dios o ancestro, por lo tanto, los rasgos estarían personalizados.