Conocedores
Close

8.6

REVIEW CitizenM Bowery Nueva York: un auténtico hotel millennial

Por Norberto Sica

26 de marzo de 2019

Ubicado en el Lower East Side, a pocas cuadras del SoHo, el hotel combina el lujo accesible con espacio compactos y mucho arte (incluyendo un museo en su interior)

Ubicado en el Lower East Side de Nueva York, a pocas cuadras del SoHo, en septiembre de 2018 abrió sus puertas, el CitizenM Bowery, un auténtico hotel millennial.

En donde varias marcas fallan, CitizenM Bowery logra salir más que airoso, consiguiendo un auténtico hotel de lujo accesible, moderno, combinando los conceptos de «alegre» y «divertido», sin olvidarse de la «elegancia casual».

Y si hay algo que destaca al CitizenM Bowery es su vinculación intrínseca con el arte, desde la decoración en las áreas comunes o en los pequeños detalles de los cuartos, hasta tener un museo de arte urbano (el MoSa) en su interior, que ocupa las escaleras desde la planta baja hasta el piso 20.

Museo MoSA Bowery - New York - CitizenM Bowery

Los artistas, algunos del Bronx o Brooklyn y otros de lugares diversos como Londres, Ecuador o Australia, presentan rostros, historias y personajes del vecindario. La planificación del MoSA llevó más de dos años y requirió 420 horas de trabajo de pintura, distribuidos en más de 450 metros cuadrados.

Apenas ingresamos al hotel, nos encontraremos con un inteligente sector de auto check-in (también de check-out), que nos permitirá registrarnos en apenas un par de minutos.

El subsuelo concentra una de las áreas sociales más originales: un sector que es un mix entre una cantina y un área de trabajo, con objetos, cuadros, esculturas, lámparas y, hasta, una réplica de Spider-Man trepando por las paredes.

Cada una de sus 300 habitaciones se caracterizan por ser pequeñas: 14 metros cuadrados. Un número que puede asombrar, principalmente, por el trabajo logrado por sus arquitectos, que aprovecharon cada centímetro con espacios modulares, cajones y una cama tamaño king ubicada justo al lado de la ventana, que oficia de un gran cuadro viviente, pudiendo ver la ciudad en su esplendor.

La tecnología dice «welcome» gracias a un iPad mini con un sistema personalizado que permite controlar luces, temperatura y cortinas, y tener acceso al pronóstico del tiempo, entre otras funcionalidades.

Si el museo de arte urbano no fuera suficiente, el hotel también cuenta con un mini gimnasio y la perla de CloudM, un bar en la azotea, con una terraza al aire libre con vistas panorámicas casi 360 grados.

Las alfombras, de color rojo, ubicadas en las áreas comunes resaltan los principales iconos de la ciudad, como el Times Square, el Rockefeller Center o el Flatiron.

Posiblemente CitizenM Bowery marque el camino a seguir de muchos otros hoteles, en donde el buen gusto va de la mano con un precio accesible y experiencias diferentes para los viajeros.

Overall

8.6

  • 8 Ubicación
  • 7 Espacio en Habitaciones
  • 9 Decoración & Estilo
  • 8.5 Amabilidad
  • 9.5 Concepto
  • 9.5 Relación Precio
  • 9 Experiencia Personal