fbpx
Conocedores
Close

9.6

REVIEW Hotel Trump Tower Nueva York: el Central Park, en primer plano

Por Norberto Sica

1 de octubre de 2019

Es uno de los mejores hoteles de la ciudad, con uno de los restaurantes más envidiados y una vista que no tiene comparación. ¿What else?

Con una ciudad con tantos lugares icónicos y emblemáticos, con nuevas zonas que van dándole una constante renovada figura, con rascacielos que nacen y propuestas que crecen, a veces puede llegar a ser difícil descifrar cuál es el mejor lugar para alojarse en la Gran Manzana. Pero sin dudas, un spot que representa como ningún otro el pulmón y el corazón de Nueva York, es el Central Park, y allí, sobresaliendo con sus 52 pisos, nos encontramos con el Trump International Hotel & Tower.

The big things

El hotel ocupa los primero 17 pisos del rascacielos, con vistas directa al parque más famoso del mundo, con sus 341 hectáreas, casi dos veces más grande que Mónaco y casi ocho veces más que el Vaticano.

No sólo es tener unas panorámicas soñadas del follaje de los frondosos árboles (aún en invierno) o del landscape de las construcciones históricas y modernas. Su ubicación clave lo pone en el centro de Columbus Circle, con Times Square, Broadway, la Quinta Avenida y los principales museos a minutos caminando.

Trump no sólo es sinónimo de lujo, elegancia y prestancia. La amabilidad, calidez y servicio de su team, lo pone en un escalón superior.

The small details

Cada una de las 176 habitaciones y suites están totalmente equipadas con cocinas, cuyo tamaño depende del tipo de habitación, incluyendo elementos como heladera, cocina, microondas y cafetera Nespresso.

Los grandes ventanales de piso a techo permiten darle un marco único a la postal del Central Park o Columbus Circle.

La decoración mantiene el ADN de los hoteles Trump, con detalles en los pisos de mármol, candelabros, lámparas y muebles de estilo, televisores de 55 pulgadas, equipos de música y una amplitud de conectores, incluyendo USB. Y un detalle no menor, son los sobresalientes placards para el guardado de nuestra ropa.

Y la propuesta Trump Attaché, por ejemplo, está pensada para ayudarnos en cada necesidad. Ya sea para dejar pristino nuestro traje para una reunión, o tener unas amenidades especiales para los más chicos (adaptándolas a las distintas edades, como frisbees, anteojos coloridos de sol, ropa de cama) o Trump Pets, para que nuestros compañeros de viaje se sientan absolutamente mimados.

The delights and more

El área de spa y entretenimiento está fusionada de una forma original y simbiótica. La recepción es la antesala a un fitness center de 550 metros cuadrados, una piscina climatizada, box de tratamientos para manicura y pedicura, como así también exquisitos tratamientos faciales y masajes.

¿Qué podemos decir de la gastronomía? A veces, los nombres y pergaminos hablan por si sólo. El restaurante principal ubicada en la planta baja cuenta con tres estrellas Michelin del chef Jean George Vongerichten, con una cocina que no hay que dejar pasar, incluso si uno no se aloja en el hotel, ya que -sin dudas- es uno de los mejores espacios gastronómicos de Nueva York, a lo que se suma una terraza al aire libre, ideal para cócteles o un momento más relajado.

The hotel

Los hoteles con el sello Trump tienen esa especial combinación del lujo amigable, de un staff detrás y delante de escena que está atento a que todo fluya como un auténtico reloj suizo.

Overall

9.6

  • 10 Ubicación
  • 10 Amabilidad.& Servicio
  • 10 Vistas Panorámicas
  • 9 Espacio en Habitaciones
  • 9 Decoración & Ambientación
  • 9 Layout & Confort
  • 9.5 Fitness Center / Swimming Pool
  • 9.5 Spa
  • 10 Gastronomía
  • 10 Experiencia Personal