Conocedores
Close

Roma prohibe a los turistas sentarse en las escaleras de la Plaza de España

Conocedores.com

10 de agosto de 2019

Forma parte de una nueva política de las autoridades de Italia para proteger (entre comillas) algunos sitios icónicos. ¿No es demasiado?

Mientras el turismo crece en todo el mundo, hay lugares que no parecen sentirse tan a gusto con los viajeros, o por los menos, la infraestructura de esos destinos no están preparadas (ni se está haciendo algo para mejorar), por lo que la solución para ser -como un remedio bastante cortoplacista y poco empático- la prohibición. Roma ahora acaba de prohibir a los turistas que puedan sentarse en las escaleras de la Plaza España.

La Plaza España es uno de los lugares más preciados de la ciudad italiana y una de las atracciones más fotografiadas. Construida entre 1723 y 1726, la escalera de mármol blanco de 135 escalones ha sido el telón de fondo de desfiles de moda, sesiones de fotos y apareció en películas icónicas.

También es un lugar donde los turistas se orientan, estudian mapas, comen helado o escuchan música de artistas callejeros. Como tal, se ha convertido menos en una escalera y más en un punto de congregación. A lo largo de los años, los funcionarios romanos intentaron disuadir a las personas de permanecer sentados allí durante demasiado tiempo prohibiendo los bocadillos o el merodeo, pero las reglas no se han aplicado estrictamente hasta ahora.

Pero desde la semana pasada, las autoridades tomaron la decisión de avanzar con las prohibición.

La acción sigue nuevas reglas emitidas este verano que prohíbe «acampar» o «sentarse» en monumentos históricos, incluyendo la Plaza España. Las reglas también prohíben que las personas lleven maletas con ruedas o sillas. Aquellos que rompan las reglas podrían enfrentar una multa de hasta € 400.

En 2016, la Plaza España se sometió a una restauración de € 1.5 millones, financiada por la marca de joyería de lujo italiana Bvlgari. El proyecto involucró a más de 80 restauradores y maestros artesanos que limpiaron y repararon el monumento después de que se hubiera dañado por años de desgaste. Había sufrido algunos abusos de los merodeadores y estaba cubierto de goma de mascar desechada, colillas de cigarrillos y manchas de café y vino tinto.

Las nuevas reglas turísticas de Roma, conocidas como Daspos, tienen como objetivo preservar el carácter de la ciudad alentando a los visitantes a respetar su entorno. Los Daspos se han introducido en ciudades como Florencia y Venecia y evitan otros comportamientos perjudiciales como caminar por las fuentes, comer o beber o escalar monumentos y caminar por ciudades parcialmente vestidas.

La medida sería más «lógica» si se centrara en prohibir picnics, comidas o actividades que alteren el orden, pero sentarse en una escalera, parece un poco fuera de lugar.