Conocedores
Close

Turismo ecológico en Chile: algunos de los animales de su fauna natural

Conocedores.com

6 de julio de 2019

Según el Inventario Nacional de Especies, existen más de 33 mil especies nativas, entre su flora y fauna, Un repaso imperdible

Destino verde imperdible, Chile es un país único para los amantes de la naturaleza y de los animales, gracias a su enorme biodiversidad que permite realizar ecoturismo en caminos menos conocidos y lugares donde los avistamientos de fauna nativa son más frecuentes.

Por ejemplo, para los que las aves son una pasión, podrán deslumbrarse con especies iconos del fin del mundo como el Cóndor chileno o el pequeño Martín Pescador, aves que destacan entre las 479 especies que habitan Chile.

Si por el contrario, preferimos la fauna marina y el sueño es navegar junto a delfines y ballenas, el Reserva Nacional Pingüinos de Humboldt o el Parque Marino Francisco Coloane ofrecen una experiencia única donde practicar fototurismo en su máxima expresión.

Y es que en Chile se tiene la oportunidad de vivir increíbles experiencias de vida silvestre. Según el Inventario Nacional de Especies, existen más de 33 mil especies nativas, entre su flora y fauna, y un gran número de ellas lamentablemente se encuentra en peligro de extinción. Es por esto que, la mayoría de las especies están protegidas en la red de Parques y Reservas Naturales que resguardan los diferentes ecosistemas del país.

A lo largo del país, la diversidad del reino animal es muy variada, al igual que su clima. En el norte del país, se puede descubrir la fauna chilena que habita en uno de los ecosistemas más adversos que hay: el Desierto de Atacama.

Pero a pesar de ser el desierto más árido del mundo, la variedad de especies que aquí vive es enorme y fructífera. En especial, cuando se recorre más allá de los 3.500 metros sobre el nivel del mar, donde existe mayor vida vegetal, y por ende se transforma en el hogar de numerosas especies.

En el Altiplano es muy probable encontrar pastando a llamas (Lama glama), guanacos (Lama guanicoe) y vicuñas (Vicugna vicugna), tres tipos de camélidos trashumantes representativos de las alturas en Chile, que se distinguen entre sí por su tamaño, color y la calidad de su lana.

Asimismo, encontraremos a su pariente, la alpaca (Vicugna pacos) de silueta más curva y pequeña que la llama, pero que por años estuvo ligada a la vida de los habitantes de la región por la rica calidad de su lana.

A cien kilómetros de Coquimbo, en la Reserva Nacional Las Chinchillas y en La Higuera, podremos avistar a la pequeña chinchilla (chinchilla laniger) y a su pariente roedor la vizcacha (Lagidium viscacia) la que es similar a una liebre, pero con una larga cola. Estos dos roedores se destacan por su largo pelaje que es extremadamente espeso y suave, y que necesitan para poder habitar estos inhóspitos territorios de temperaturas extremas.

En lugares como Arica y Antofagasta vive el quirquincho (Chaetophractus nationi), una especie de armadillo andino, con caparazón aplanado, grandes orejas, trompa nasal y garras en sus cuatro dedos. Su cuerpo era utilizado para fabricar instrumentos musicales, pero debido a su vulnerabilidad, en la actualidad se encuentra protegido.

En el centro del país se encuentra la mayor riqueza animal, debido a las favorables condiciones climáticas. En los valles y montañas de la zona central existen tantos mamíferos como aves, ofreciendo avistamientos por doquier.

A pesar del clima más frío hacia el sur, la fauna chilena es fascinante a lo largo de todo su territorio. En la Patagonia corren libremente guanacos, zorros y ñandúes, mientras en los aires se puede disfrutar del imponente vuelo del cóndor andino.

Un hermoso y solitario mamífero de la zona central de Chile, que quizás podemos oler antes de ver, es el chingue (Conepatus chinga). Se trata de un tipo de zorrillo de pelaje largo y tupido, negro con franjas blancas que recorren su cuerpo a ambos lados desde la cabeza hasta la cola. Para verlo es necesario tomar una excursión nocturna a los faldeos de la Cordillera de Los Andes.

En los Parques Nacionales de la zona sur tendremos la oportunidad de conocer a un hermoso animal de la familia de los ciervos, el huemul (Hippocamelus bisculcus). Este bello animal tiene una importancia especial para Chile, ya que está presente en su Escudo Nacional, pero también preocupa su delicada situación como especie en peligro de extinción.

El Parque Nacional Corcovado, el sexto más grande de Chile, que contiene unas 82 lagunas y está rodeado de bosques antiguos, es el hábitat de una fauna excepcional. Aquí vive, por ejemplo, el puma (Puma concolor), un felino ágil y solitario, de hábitos diurnos y nocturnos y pelaje con tonalidades marrón y ámbar.

Asimismo, el pequeño y tímido pudú (Pudu pudu) es una de las especies de ciervos más pequeñas del mundo. Los cachorros presentan en el lomo unas manchas de color amarillo que desaparecen en la adultez y en su cabeza asoman unos pequeños cuernos que se renuevan anualmente. A pesar de que habita los bosques de gran parte del territorio, es más común verlo en la Isla de Chiloé.

El zorro de Darwin o zorrochilote (Lycalopex fulvipes), es el más pequeño y raro de los zorros, que también está protegido. Otro miembro de la familia Canidae, pero presente en todo el territorio nacional, es el zorro culpeo (Dusicyon culpaeus), el segundo cánido vivo más grande de Sudamérica.

Finalmente, a pesar de no superar los tres centímetros, no queremos olvidar a la ramita de Darwin (Rhinoderma darwini), un enano anfibio endémico de los Bosques Templados del Sur de Chile. Se destaca por su particular estrategia reproductiva, ya que el macho guarda los huevos en su cavidad bucal. Emite un ruido parecido al canto de un ave.