fbpx
27/09/20   |   Ciencia & Tecno

Cómo sacar las mejores fotos de la Luna con celular o cámara profesional

Ya sea para retratar la Luna en sus distintas fases, como la Luna Llena o durante un eclipse o en el atardecer, consejos para conseguir la fotografía perfecta

Conocedores.com Redacción
Conocedores.com

Como compañero de la Tierra, flotando serenamente en nuestro cielo, nuestro satélite natural es un objetivo atractivo para los fotógrafos y apasionados por el espacio. Todos hemos visto momentos, ya sea en Luna Llenas o eclipses, por ejemplo, que nos quitan el aliento y nos dan ganas de capturarlos para siempre. Por eso, con ayuda de la NASA, en CONOCEDORES.com®, les presentamos algunos consejos para sacar las mejores fotos de la Luna con celular o cámara profesional.

Obtener grandes fotos de la Luna requiere práctica. Lo primero es comenzar con el equipo que uno ya tiene, ya sea un smartphone o una cámara digital o profesional. Intentarlo una y otra vez es la clave para una gran fotografía de la Luna. (En realidad es la clave para cualquier fotografía).

Un concepto importante en toda la astrofotografía es la «imagen de la suerte», que se reduce a tomar muchas fotos para que obtengas al menos algunas en las que la atmósfera fuera inusualmente estable, la cámara no tembló y el enfoque fuera perfecto.

Fotos de la Luna con un celular

Una de las primeras necesidades es encontrar algo para estabilizar el teléfono. Si uno no tiene un trípode, apoyarlo en algo estable. Y la composición, como en cualquier fotografía es importante. Hay que buscar objetos en primer plano para enmarcar la luna, darle contexto o agregar al diseño general.

Por supuesto, hay que apagar el flash y enfocar la cámara a la Luna en lugar de al cielo, algo que se consigue generalmente tocando la pantalla. Para evitar una imagen borrosa y blanca, es conveniente bajar el brillo. Es mejor que la Luna se vea gris en luna de blanca. Y si se puden ver algunas características lunares, mucho mejor.

Al momento de sacar la fotografías, usar el temporizador. De esta forma, evitararemos mover el teléfono al momento de tomar la imagen.

Es bueno intentar tomar las fotos durante un momento en que nuestro satélite no es mucho más brillante que el cielo, como durante el atardecer o amanecer, para que la cámara tenga menos contrastes con los que lidiar.

Y si el teléfono permite cambiar ajustes como el ISO (sensibilidad a la luz) y la apertura (el tamaño de la abertura de la lente que deja entrar la luz), hay que intentar establecer un ISO bajo y una abertura ancha. También es posible jugar con la velocidad de obturación para asegurarnos que la Luna esté expuesta correctamente. Para ello, comenzar con una velocidad de obturación más rápida e ir ajustando hacia un poco más lenta, hasta lograr la correcta.

Fotos de la Luna con una cámara profesional

Una cámara nos dará muchas más opciones que un teléfono. Hay más ajustes con los que experimentar y más formas de componer la toma, ya que la cámara puede capturar fácilmente detalles tanto del cielo como del suelo. Si es posible, hay que tomar las imágenes en modo RAW para luego tener más opciones para editar las fotografías con programas como específicos.

Una de las primeras claves es decir el objetivo para las fotos. ¿Queremos mostrar la Luna enmarcada por árboles o las formas en las que cambian las fases de la Luna a lo largo del mes, o captura rel color naranja durante el amanecer o atardecer?

Lo mejor es experimentar con nuestra cámara, poniéndola en modo manual. Hay tres items a los que tenemos que prestar suma atención: la apertura, el tiempo de exposición (la velocidad de obturación) y el ISO.

La Apertura es el tamaño de la abertura del obturador que permite la entrada de luz en la cámara. Números más bajos como f/2 indican aberturas más grandes que números más altos, como f/12. El tiempo de exposición (velocidad de obturación) es el tiempo que se permite que la luz entre en la cámara. Y el ISO controla la sensibilidad a la luz de la cámara.

Hay varias compensaciones entre estos tres ajustes. Mientras que una abertura más grande (número f inferior) deja entrar más luz, también reduce la profundidad de campo, a veces haciendo más difícil enfocar la Luna. Y hace que los elementos cercanos de la composición (árboles, por ejemplo) estén más fuera de foco, un efecto posiblemente deseable llamado bokeh. Una exposición más larga deja entrar más luz, pero también hace que sea más probable que el movimiento de la cámara o una atmósfera inestable desdibujen la imagen. Y un ISO más alto aumenta tanto la sensibilidad de la cámara como la cantidad de ruido electrónico en la imagen. Un ISO más alto podría hacer que la imagen sea más brillante, pero también se volverá más granulosa. El truco es encontrar el equilibrio adecuado entre los efectos que quieres y los que no.

Aprender a tomar una foto de la Luna es una cuestión de ensayo y error. Así como no hay una fórmula perfecta que pueda seguir para pintar un cuadro, no hay un conjunto de instrucciones que automáticamente resulten en una gran imagen de la Luna. Las variables incluyen la cámara, las condiciones en el cielo, qué tipo de imagen se está tratando de capturar y cuánto practica.

Los fotógrafos lunares en realidad tienen una regla general llamada Looney 11 que se puede utilizar como punto de partida para fotografiar la Luna. En su forma más básica, la regla es establecer la abertura en f/11, y hacer que la ISO y el tiempo de exposición sean iguales. Así que si la ISO es 100, el tiempo de exposición sería 1/100. Si la ISO es 200, el tiempo de exposición sería 1/200.

Fotografía
NASA

Más por conocer

Close