fbpx
Conocedores
Close

La Ruta Escondida de Ecuador: un viaje diferente a minutos de Quito

Conocedores.com

26 de noviembre de 2019

Un recorrido lleno de paisajes, gastronomía y religión. Nuestras propuestas de lugares para visitar y cosas para hacer

La Ruta Escondida de Ecuador, es una propuesta y oportunidad diferente para hacer un viaje distinto a minutos de Quito, en un recorrido que combina paisajes, gastronomía y religión.

Conformada por las localidades o parroquias de Puéllaro, Perucho, Chavezpamba, Atahualpa y San José de Minas, la Ruta Escondida es una excelente opción para conocer de cerca la cultura ecuatoriana.

La Parroquia de Puéllaro, indica el comienzo del recorrido. Conocida como “El jardín frutal del Ecuador”, allí encontramos productos deliciosos como la chirimoya, el aguacate, el pan de camote y la mandarina.

En esta localidad se encuentra la Iglesia de San Pedro que data del año 1850 y ha sido construida en barro, madera y teja. La iglesia nueva, monumental y austera, está construida en un 85% en piedra y su edificación demoró treinta años. Aquí se encuentra el mirador Cerro La Luz yes el único lugar donde cada martes Santo se realiza la Procesión de las Andas.

A unos pocos kilómetros aparece la parroquia de Perucho cuya iglesia tiene 319 años y fue fundaden 1700. Esta localidad se destaca por su producción de mandarina y sus derivados como el vino, la mermelada, los caramelos y compotas. Recomendamos no dejar de probar el plato estrella del lugar: el sancocho peruchano a base de carne de cerdo. Todo esto, rodeado de los bellos paisajes de la tierra ecuatoriana.

Con solo ochocientos habitantes, la pequeña localidad de Chavezpamba cuenta con un mirador natural desde donde se pueden observar las cinco parroquias norcentrales.

También está el mirador “La loma de la Cruz” que nos permite observar la grandeza de la zona cuyo producto destacado es el camote.

Por la misma ruta se accede a Atahualpa, una localidad principalmente ganadera cuyos productos lácteos son muy apreciados por la comunidad y los turistas que visitan el pueblo. En la plaza central encontramos la iglesia construida en 1932 que alberga la imagen de la Virgen de El Quinche. Aquí se puede practicar senderismo y visitar las cascadas, el bosque del Cerro Fuya Fuya y llegar hasta las lagunas de Mojanda.

La última parada en este recorrido es en la extensa parroquia de San Jose de Minas que cuenta con grandes áreas verdes y bosques protegidos. Con una gastronomía única a base de granos, esta localidad invita a recorrerla y retomar el contacto con la naturaleza. Aquí se encuentran florícolas y balnearios.