fbpx
Conocedores
Close

Los mejores y peores pasaportes del mundo: nuevo ranking 2019

Conocedores.com

2 de octubre de 2019

Asia Pacífico y Europa se quedan con los principales lugares del listado. Estados Unidos y Canadá los únicos del continente en el Top Ten

El año está terminando y ya se están definiendo, una vez más, los mejores y peores pasaportes del mundo, para este 2019.

Japón y Singapur volvieron a quedar en el puesto número uno como los poseedores de los pasaportes más poderosos del planeta, con acceso a 190 países.

Así lo revela el Índice de Pasaportes de Henley, el ranking original de todos los pasaportes del mundo según la cantidad de destinos a los que pueden acceder sus titulares sin una visa previa. El índice incluye 199 pasaportes y 227 destinos de viaje, incluidos microestados y territorios.

Corea del Sur se codea con Finlandia y Alemania en segundo lugar, y los ciudadanos de los tres países pueden acceder a 188 jurisdicciones.

Los países europeos de Dinamarca, Italia y Luxemburgo ocupan el tercer lugar en el índice, mientras que Francia, España y Suecia están en el cuarto lugar, con un puntaje de 186.

Los diez primeros puestos de los rankings más poderosos de 2019 son:

1. Japón, Singapur (190 destinos)
2. Finlandia, Alemania, Corea del Sur (188)
3. Dinamarca, Italia, Luxemburgo (187)
4. Francia, España, Suecia (186)
5. Austria, Países Bajos, Portugal (185)
6. Bélgica, Canadá, Grecia, Irlanda, Noruega, Reino Unido, EE.UU., Suiza (184)
7. Malta, República Checa (183)
8. Nueva Zelanda (182)
9. Australia, Lituania, Eslovaquia (181)
10. Hungría, Islandia, Letonia, Eslovenia (180)

Los peores ubicados en el ranking son:

1. Afganistán (25)
2. Iraq (27)
3. Siria (29)
4. Somalia, Pakistán (31)
5. Yemen (33)
6. Libia, Territorio Palestino, Sudán (37)
7. Nepal (38)
8. Líbano, Corea del Norte (39 destinos)

El índice de pasaportes Henley se basa en datos proporcionados por la Autoridad de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y cubre 199 pasaportes y 227 destinos de viaje. Se actualiza en tiempo real durante todo el año, a medida que entran en vigencia los cambios en la política de visas.