fbpx
Conocedores
Close

Los secretos del Sol descubiertos por el satélite de la NASA: Parker Solar

Conocedores.com

7 de diciembre de 2019

La Sonda Solar Parker (en español) reveló novedades sobre el viento solar y la ausencia de polvo espacial alrededor de nuestro sol

En agosto de 2018, la agencia espacial de Estados Unidos, NASA, lanzó al espacio la Parker Solar Probe (o Sonda Solar Parker), cuyo objetivo fue el de descubrir los secretos del Sol,

Y finalmente en diciembre de 2019, una vez que el satélite se ubicó lo suficientemente cerca de la estrella más cercana a la Tierra, se revelaron algunos detalles que muestra que el Sol es una estrella que a la distancia puede parecer tranquilo, pero que en realidad, desata poderosas explosiones de luz, diluvios de partículas que se desplazan cerca de la velocidad de la luz y nubes de material magnetizado.

Algunos de los descubrimientos de la Parker Solar Probe fueron:

1. Sorprendentes sucesos en el viento solar

El Sol libera un flujo continuo de material magnetizado, llamado viento solar, que rige el clima espacial cerca de la Tierra. Observado cerca de la Tierra, el viento solar es un flujo de plasma relativamente uniforme, con ocasionales bajadas turbulentas. Desde más cerca de la fuente del viento solar, la Sonda Solar Parker vio una imagen muy diferente: un complicado y activo sistema.

Un tipo de suceso en particular atrajo la atención de los equipos científicos: giros bruscos en la dirección del campo magnético, que fluye desde el Sol, incrustado en el viento solar. Estas rotaciones de marcha, apodadas «zig zags», duran desde unos pocos segundos hasta varios minutos a medida que fluyen alrededor de la sonda solar Parker. Durante un “zig zag”, el campo magnético gira sobre sí mismo hasta apuntar casi directamente hacia el Sol.

Aún no se conoce la fuente exacta de los giros, pero las mediciones de la Sonda Solar Parker permitieron a los científicos limitar las posibles causas. Las observaciones de los 21 sobrevuelos solares restantes de la misión deberían ayudar a los científicos a comprender mejor estos eventos.

2. Observando pequeños eventos de partículas

El Sol puede acelerar pequeños electrones e iones hasta crear tormentas de partículas energéticas que se disparan a través del sistema solar a casi la velocidad de la luz. Estas partículas transportan mucha energía, por lo que pueden dañar los componentes electrónicos de las naves espaciales e incluso poner en peligro a astronautas, especialmente aquellos que estén en el espacio profundo, fuera de la protección del campo magnético de la Tierra. Además, el poco tiempo de aviso del que disponemos para estas tormentas de partículas hace que sea difícil evitarlas.

Los instrumentos de partículas energéticas de la Sonda Solar Parker han medido varios eventos nunca antes vistos, tan pequeños que todo rastro de ellos se disipa antes de llegar a la Tierra. Estos instrumentos también observaron un tipo poco común de explosión de partículas, conteniendo un número particularmente alto de elementos más pesados, lo que sugiere que ambos tipos de eventos pueden ser más frecuentes de lo que los científicos pensaban anteriormente.

3. Rotación del viento solar

Cerca de la Tierra, vemos al viento solar fluyendo casi directamente desde el Sol en todas las direcciones. Pero el Sol gira mientras libera el viento solar y, antes de que se libere, el viento gira en sincronía con la superficie del Sol. Por primera vez, Parker pudo observar el viento solar mientras todavía rotaba – a más de 20 millones de millas del Sol.

La fuerza de la circulación era más fuerte de lo que muchos científicos habían predicho, pero también transicionaba más rápidamente de lo previsto hacia un flujo externo. Esta rápida transición ayuda a enmascarar los efectos de esa rotación rápida desde el punto de vista de la Tierra, aproximadamente a 93 millones de millas de distancia. Comprender este punto de transición en el viento solar es clave para ayudarnos a comprender cómo el Sol libera energía, con implicaciones para los ciclos de vida de las estrellas y la formación de discos protoplanetarios.

4. Indicios de una zona libre de polvo espacial

El espacio está inundado de polvo espacial, migajas cósmicas de colisiones que formaron planetas, asteroides, cometas y otros cuerpos celestes hace miles de millones de años. Los científicos han sospechado durante mucho tiempo que, cerca del Sol, este polvo se calentaría a altas temperaturas por la potente luz solar, convirtiéndolo en un gas y creando una región libre de polvo alrededor del Sol.

Por primera vez, las imágenes captadas por Parker mostraron que el polvo cósmico comenzaba a diluirse a poco más de 7 millones de millas del Sol. Esta disminución en el polvo se da de manera constante hasta los límites actuales de los instrumentos de la sonda Parker, que puede realizar mediciones hasta poco más de 4 millones de millas del Sol. Al ritmo de dilución observado, los científicos esperan ver una zona completamente libre de polvo que comienzaría a poco más de 2 o 3 millones de millas del Sol, lo que significa que la nave espacial podría observar la zona libre de polvo en el año 2020, cuando su sexto sobrevuelo del Sol la llevará más cerca que nunca de nuestra estrella.

Más información en el sitio oficial de la misión: nasa.gov/parker.

También en este video con los primeros descubrimientos de la sonda: