fbpx
Conocedores
Close

Ola de calor en la Antártida: derretimiento de glaciares en tiempo récord

Conocedores.com

24 de febrero de 2020

El pasado 6 de febrero se registró la temperatura más alta, similar a la que hubo en Los Ángeles el mismo día, superando los 18 grados

El pasado 6 de febrero de 2020, las estaciones meteorológicas dieron cuenta de la ola de calor en la Antártida, al registrar la temperatura más alta en la región. Los termómetros en la Base Esperanza en el extremo norte de la Península Antártica alcanzaron 18.3° C. Para tomar una idea, fue casi la misma temperatura que se registró en Los Ángeles ese mismo día.

La ola de calor provocó un derretimiento en los glaciares cercanos de la Antártida.

Las temperaturas cálidas llegaron el 5 de febrero y continuaron hasta el 13 de febrero. Las imágenes muestran claramente comparativas muestran (a la izquierda) la capa de hielo el 5 de febrero y cómo se registró el derretimiento el 13 de febrero (a la derecha).

Las temperaturas cálidas de febrero de 2020 fueron causadas por una combinación de elementos meteorológicos.

Un frente de alta presión se centró sobre el Cabo de Hornos a principios de mes, y permitió que se formaran temperaturas cálidas. Típicamente, la península está protegida de las masas de aire cálido por los vientos del oeste del Hemisferio Sur. Sin embargo, los vientos del oeste estaban debilitados, lo que permitió que el aire cálido extratropical cruzara el Océano Austral y llegara a la capa de hielo. Las temperaturas de la superficie del mar en el área también fueron más altas que el promedio en aproximadamente 2-3° C.

Los vientos secos y cálidos también podrían haber jugado un papel importante. A medida que los vientos suben por las montañas, el aire generalmente se enfría y se condensa para formar lluvia o nubes de nieve. Mientras que el vapor de agua se condensa en agua líquida o hielo, se libera calor al aire circundante. Este aire cálido y seco viaja cuesta abajo al otro lado de las montañas, trayendo ráfagas de calor a partes de la península. El aire más seco significa menos nubes bajas y potencialmente más luz solar directa al este de la cordillera.

Esta ola de calor de febrero fue el tercer evento de derretimiento importante del verano 2019-2020, luego de períodos cálidos en noviembre de 2019 y enero de 2020. «Si uno piensa en este evento en febrero, no es tan significativo. Es más significativo que estos eventos se realicen con mayor frecuencia», explicaron los científicos.