fbpx
Patagonia rupestre: 3 lugares distintos del sur de Argentina para viajar
27/08/21   |   Viajes

Patagonia rupestre: 3 lugares distintos del sur de Argentina para viajar

Viaje a la argentina prehistórica, narrada en las piedras de Santa Cruz. De la Cueva de las Manos al Alero Charcamata y la Cueva del Indio

Guido Piotrkowski Redacción
Guido Piotrkowski

Al sur del sur de Argentina, hay una Patagonia diferente, prehistórica, rupestre, narrada en las piedras de Santa Cruz. Sobre el áspero valle del río Pinturas, se estima que hay alrededor de ochenta sitios arqueológicos. Claro que no todos tienen la relevancia de la Cueva de las Manos, el mas conocido, porque como suelen bromear por acá, «para un arqueólogo, cuatro manos ya es un sitio arqueológico». Sin embargo, y más allá de la broma, esa mano, al mismo tiempo, pude aportar una información diferente al resto. Los asentamientos en cuevas y aleros a cielo abierto atestiguan la presencia de pobladores en la región desde hace unos nueve mil años. Estas comunidades dejaron sus huellas a través de petroglifos, que son, en su mayoría grabados geométricos.

El arte, dicen los estudiosos, refleja la relación entre sus saberes y actividades. Los grabados son puntos, círculos y trazos. Pero además hay huellas humanas de manos y pies, rastros de diferentes tipos de animales y siluetas de estos antepasados que dejaron su sello escrito en las piedras.

Patagonia rupestre: 3 lugares distintos del sur de Argentina para viajar

La Cueva de las Manos

Las primeras noticias del lugar llegaron en 1941 a través del cura salesiano Alberto D’Agostini, un sacerdote aventurero y fotógrafo. Años después, hacia 1964, llegaría Carlos Gradín, un topógrafo e investigador argentino que haría un relevamiento de las pinturas y lo presentaría en un congreso europeo. Para 1972, el mismo volvería a trabajar con otros científicos, quienes determinaron que la región estuvo habitada unos diez mil años atrás por pueblos pre- tehuelches y nómades, que vivían en cañadones y seguían la vida del guanaco, que era su principal sustento. Del camélido sacaban no solo la carne para alimentarse, sino que también utilizaban sus huesos, los tendones y la sangre. Y tan relevantes eran para ellos, que los dejaron impresos en la roca.

Los arqueólogos reconocieron tres grupos estilísticos en estas cuevas donde habrían vivido diversos grupos familiares constituidos por unas veinticinco a treinta personas. Ni más ni menos, ya que para cazar era un buen número y para subsistir en tiempos de sequía no eran demasiados.

No hay certezas plenas sobre lo ocurrido acá tantísimos años atrás; lo cierto es que es un sitio de alta relevancia mundial, ya que solo hay dos más en el todo el planeta que se le asemejan: las cuevas de Altamira, en España, y las Cuevas de Chauvet, en Francia. Por eso, Cueva de las Manos fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

Los dibujos nos muestran guanacos, grupos de hombres en plena cacería, pumas tatús y ñandúes. También hay pisadas de todos estos animales, figuras geométricas, círculos concéntricos, diseños que se especula podrían ser astros -como la Luna- y un hombrecito al que apodaron Gualicho, que es una suerte de chamán. Y por supuesto, manos, muchas manos que se aglutinan, una al lado de la otra, una arriba y abajo de la otra, en tonos rojizos, negros y blancos sobre este impresionante paredón de piedra que balconea al río Pinturas. Se cree que dejar las manos eran parte de un ritual de familia. La identidad con el lugar, marcar el territorio para regresar y encontrarlo.

Patagonia rupestre: 3 lugares distintos del sur de Argentina para viajar

Cueva del indio

A la Cueva del Indio se la encuentra en la remota y pequeñísima localidad de Lago Posadas, ubicada en el noroeste de Santa Cruz, y a la que se puede acceder desde el más renombrado pueblo Los Antiguos, atravesando la fantástica y escénica Ruta 41.

La Cueva es un sitio de pinturas rupestres casi desconocido, aunque de fácil acceso. Es mucho más pequeño que la famosa cueva, pero no menos impresionante: acá se lucen pinturas de unos 3800 años de antigüedad. Se puede acceder libremente, y se encuentra a solo diez minutos del pueblo, aunque desde la oficina de Turismo recomiendan visitarlas con guía local. Los mismos se pueden solicitar en esa misma oficina.

Hay figuras humanas y de animales, guanacos y pumas, dibujos geométricos y huellas de patas y manos, y sobre todo muchas imágenes de los círculos concéntricos, grabadas o dibujadas con tinturas que se hacía de las raíces, que quedaron marcadas para la eternidad sobre las paredes rojizas de estos farallones que se alzan como centinelas en esta paisaje agreste de la estepa sinfín, muy cerca del preciosísimo Lago Posadas, el que le da nombre a la localidad y donde se alza el Arco de Piedra, una formación rocosa que emerge del lago, y se ha convertido en el símbolo de este rincón solitario.

Entre las pinturas hay líneas y puntos que según los guías pertenecen a períodos de entre 900 y 3.900 años. También hay figuras humanas y de animales, en su mayoría guanacos, y escenas de caza. Hay manos impresas en negativo, que se estamparon en la roca apoyando la mano con pintura; y círculos concéntricos y en espiral, laberínticos. Hay figuras geométricas, con guardas y líneas en zigzag.

El alero Charcamata

Este sitio, también poco conocido, es el de acceso más restringido de los tres, y atesora pinturas que se remontan a unos siete mil años de antigüedad. Para llegar hay que recorrer un largo trecho en camionetas 4X4, partiendo desde la Estancia Cueva de las Manos – ex Los Toldos- seguido de un trekking por un cañadón de alrededor de una hora.

Las pinturas de acá datan de unos siete mil años. Hay una similitud con la Cueva de las Manos en sus dibujos, sus diseños, en algunas escenas, en su arte. Aunque acá, a diferencia de la Cueva de las Manos, no se ven escenas de cacerías. Se ven muchos diseños de guanacas preñadas y otros animales como el choike o el ñandú; y simbología como en las otras cuevas: rayas, puntos círculos – que bien podrían ser la luna- círculos concéntricos, espirales, o zigs zags. El arte era menos preciso que el de Cueva de las Manos. Hacían los dibujos con el dedo, y no usaban pinceles.

Era una cultura chamanica, que pintaba o representaba, por ejemplo a través de la danza, las cosas que que necesitaba. De ahí se desprende que lo que necesitaban en esta época de escasez eran guanacos, por eso los reprodujeron.

El sur de Argentina tiene mucho por descubrir. Sin dudas, estas son tres opciones distintas y originales para viajar y conocer.

Patagonia rupestre: 3 lugares distintos del sur de Argentina para viajar
Informe y fotografía
Guido Piotrkowski

Más por conocer

Featured

Close