fbpx
Conocedores
Close

Qué peligros puede provocar la erupción de un volcán

Conocedores.com

13 de enero de 2020

Desde corrientes de lava, cenizas volcanes y emisiones de gases, hasta corrientes de lodo, tsunamis o terremotos

Los volcanes se encuentran principalmente a lo largo de los bordes de las placas tectónicas. Algunos, se encuentran en el interior de las mismas y otras en el mar. ¿Qué peligros puede provocar la erupción de un volcán?

Los peligros directos, desde el interior de un volcán son, las corrientes de lava, los domos de lava, las corrientes piroclástica, las bombas volcánicas, las cenizas volcánicas, las emisiones de gases y los penachos.

Desde la superficie del volcán, corrientes de lodo y colapso del domo de lava. También hay riesgos derivados como tsunamis o terremotos.

En #Conocedores, hacemos un repaso de cada uno de ellos.

Corriente de lava

La velocidad de la corriente de lava es generalmente lenta (de m/s a m/día), por lo tanto la población que vive en los alrededores del volcán tiene la posibilidad de escapar a tiempo. El volumen típico de las corrientes de lava oscila entre los 0,01 km³ y los 10 km³. La extensión de la lava depende de la pendiente, la tasa de efusión y la duración de la erupción. La corriente de lava produce daños irreversibles en el suelo y origina incendios forestales.

Domo de lava y colapso del domo de lava

A veces, antes de la erupción de un volcán explosivo, se va acumulando un domo de lava. Se puede expandir a una velocidad de hasta un metro al día, y es muy inestable. Cuando la cantidad de gas aumenta en exceso, el domo de lava explota y se produce una erupción (por ejemplo, la del Monte Santa Elena).

Corriente piroclástica

Una mezcla de gas y bloques de lava calientes puede dar lugar a grandes explosiones o a colapsos del domo de lava. Pueden alcanzar una velocidad de más de 400 km/h, y son muy peligrosas.

Bombas volcánicas

Son fragmentos de lava que se expulsan mientras esta es viscosa (es decir, está parcialmente fundida) y tienen un diámetro de más de 65 mm. Muchas adquieren formas aerodinámicas redondeadas durante su trayecto por el aire.

Ceniza volcánica

El material más fino que proviene de la roca volcánica. Está presente en casi todas las erupciones volcánicas explosivas. En erupciones explosivas muy violentas, la tefra (ceniza) se eleva hasta la atmósfera superior, y los fragmentos más finos pueden ser transportados por una corriente en chorro a cientos y miles de kilómetros.

Emisiones de gases y penachos volcánicos

Los volcanes expulsan diversos gases a la atmósfera, fundamentalmente H2O, CO2 and SO2. Con el tiempo, pueden causar lluvias ácidas y contaminar masas de agua. Además, la columna eruptiva (penacho) de cenizas volcánicas y gases calientes puede ser peligrosa para el tráfico aéreo (Eyjafjallajökull, 2010), ya que la concentración de cenizas tolerable para un avión no se conoce muy bien (una nube eruptiva puede tardar sólo 5 minutos en alcanzar la altura de vuelo de un avión).

En casos extremos de nubes volcánicas extendidas y prolongadas en el tiempo, el clima también podría verse afectado. Las temperaturas podrían disminuir si la nube volcánica impidiera que el sol llegara a la superficie de la Tierra.

Lahares (corrientes de lodo o escombros)

Son corrientes formadas por la mezcla de partículas de origen volcánico y agua. Las corrientes de escombros son más gruesas y menos cohesivas que las corrientes de lodo.