fbpx
29/03/21   |   Viajes

Quebrada de Humahuaca en Argentina: qué hacer en un viaje de 4 días

Historia y cultura nativa, arquitectura, paisajes memorables y pequeños pueblos mágicos a lo largo de 155 kilómetros a través de la Ruta Nacional 9

Conocedores.com Redacción
Conocedores.com

La Quebrada de Humahuaca es el circuito más turístico del noroeste de Argentina, uno de los más populares por todo lo que representa: historia y cultura nativa, arquitectura, paisajes memorables y pequeños pueblos mágicos a lo largo de 155 kilómetros a través de la Ruta Nacional 9 desde León hasta Tres Cruces.

Este fenómeno surge como una abertura o pequeño valle entre los cerros por donde corre el Río Grande. La quebrada funciona como un paso natural entre la zona de La Puna y el resto del país.

La zona siempre fue habitada por pueblos originarios cuyos testimonios se observan a cada paso. En la época colonial la quebrada fue escenario de las luchas de independencia ya que era la vía de comunicación entre el Río de la Plata y el Alto Perú (Bolivia).

Cómo llegar y qué hacer

Desde San Salvador de Jujuy, por la Ruta Nacional N°9, son alrededor de 150 kilómetros hacia el norte que atraviesan todos los pueblos de la Quebrada.

Ahora bien, a la hora de armar un itinerario por la Quebrada de Humahuaca, una sugerencia es recorrer sus principales puntos en cuatro días. Desde #CONOCEDORES elaboramos la siguiente guía, para aprovechar al máximo el próximo viaje

Día 1: Purmamarca

Uno de los íconos más emblemáticos de Argentina se encuentra aquí. Se trata del Cerro de los Siete Colores, una formación rocosa que muestra una gama única en tonalidades. Lo ideal es madrugar y esperar los primeros rayos del sol que hacen brillar todos los matices de las rocas. Pero bien vale ir de mañana, ya que de tarde solo observarás sombras.

Desde las calles de la ciudad se puede apreciar las casitas de ladrillo de adobe con el cerro como telón de fondo. Para poder tener una buena panorámica, es posible subir al mirador del Cerro El Porito.

Purmamarca es un pueblo peatonal donde sus principales atractivos quedan en torno a la plaza: los puestos de artesanías, el Cabildo y la iglesia principal. A sólo unas cuadras se encuentra el camino que lleva Paseo de los Colorados, un recorrido de 3 kilómetros.

Día 2: Salinas Grandes

Si hay un lugar en donde se desafía la creatividad para sacar fotos es Salinas Grandes. Este desierto blanco es uno de los destinos más visitados del norte argentino. Una inmensa capa de sal resistente al peso de grandes vehículos invita a descubrir un paisaje surrealista.

Dentro del salar hay piletones y pozos de agua de color turquesa. Para ingresar, debe contratarse ahí mismo a un guía quien contará toda la información sobre las salinas y lleva a recorrer los mejores spots para tomar fotografías.

A las Salinas Grandes se llega fácil, serpenteando la ruta nacional 52 que pasa por Purmamarca. Durante el trayecto se pueden ver llamas y vicuñas en su hábitat natural.

Día 3: Humahuaca

Camino a Humahuaca bien vale una parada en Uquía, un pequeño y pintoresco pueblo con una naciente actividad turística. Es conocida su iglesia San Francisco de Paula (1691) en donde se exponen pinturas de la escuela cusqueña, de 1560.

Llegados a Humahuaca, se puede recorrer su centro histórico con sus hermosas callecitas de adoquín que se encuentran en perfecto estado. También subir hasta el Monumento a los Héroes de la Independencia, una mole de piedra y bronce levantada sobre la colina de Santa Bárbara y desde donde se obtiene una linda panorámica de la ciudad.

Por la tarde, es hora de partir a las serranías de Hornocal donde encontraremos el Cerro de los Catorce Colores. Esta formación montañosa genera un impresionante contraste de texturas y colores con sus vetas en ocres, verdes, amarillos y blancos en forma triangular.

Día 4: Tilcara y Maimará

Tilcara (“estrella fugaz” en lengua quechua) es la capital arqueológica del Noroeste argentino y la segunda ciudad más importante de la zona. Como se encuentra en el medio de la quebrada, es un pueblo perfecto para hacer base y explorar los alrededores. Su principal atracción es el Pucará, una antigua fortaleza de los indios omaguacas con aproximadamente 900 años de antigüedad.

Otro de los atractivos de Tilcara es la Garganta del Diablo, un cañón producido por el río Huasamayo, donde se forma una cascada de 14 metros. Se puede llegar en auto o caminando (2 horas a pie). En este sitio puede disfrutarse de una paz incomparable, de escuchar sólo el ruido del agua corriendo por entre las piedras y el eco que se genera en tan maravillosa formación.

En la recorrida de poblados sobre la ruta nacional 9 aparece (muy cerca de Tilcara) Maimará, conocida por su increíble postal del cementerio y una cadena montañosa con colores ocres, anaranjados y amarillos como telón de fondo: la Paleta del Pintor.

Fotografía
Cortesía Turismo Argentina

Más por conocer

Featured

Close