Conocedores
Close

REVIEW Hotel Mandarin Oriental Tokio: las vistas no son el único lujo

Por Norberto Sica

15/11/2018

El hotel está ubicado en una torre diseñada por el arquitecto argentino César Pelli. Y en gastronomía, posiblemente no haya mejor lugar que reúna en un mismo sitio, tanta diversidad de estilos

Overall

9.6

Desde lo alto de la torre Nihonbashi Mitsui Tower, diseñada por el reconocido arquitecto argentino César Pelli, ostentando lujo, panorámicas, exquisita decoración y una diversidad gastronómica para paladares conocedores, se alza el único y exclusivo hotel Mandarin Oriental Tokio.

El hotel ocupa los últimos nueve pisos del edificio, con el lobby principal ubicado en el nivel 38 con su gigantesco techo de doble altura, ventanales hacia un lado y otro de la ciudad, un impresionante jardín con cascadas, para vibrar al ritmo de la naturaleza en una suerte de maravillosa yuxtaposición con muebles de estilo y tecnología.

Las telas y las alfombras sugieren hojas y ramas, creando la sensación de un dosel de un bosque, mientras que los motivos de madera y agua se repiten -por ejemplo- en los papeles tapiz, cortinas y fundas.

El lobby es el conector hacia cada una de las áreas comunes y habitaciones. Y si su decoración asombra, las vistas hacia un lado de la famosa torre Skytree y del monte Fuji, hacia el otro, le dan el toque final a una explosión de sensaciones más que agradables, en un mimo al alma y a los sentidos.

Mandarin Oriental Tokio está ubicado en el corazón de la ciudad, a minutos caminando de la estación principal Tokyo Station, de la bolsa de valores Tokyo Stock Exchange, de decenas de shoppings y tiendas exclusivas de moda e, incluso, tiene en el subsuelo, un ingreso directo a una estación de subte.

La estación Mitsokoshie mae, permite llegar a los principales puntos de la city, incluyendo la Tokyo Skytree, con sus más de 640 metros de altura y distintas propuestas de entretenimiento en su entorno.

De regreso al hotel, no hay nada mejor que ingresar a una de las 157 habitaciones y 21 suites, que están entre las más amplias de Tokio, combinando un lujo futurista con la verdadera esencia del estilo y diseño japonés.

REVIEW Hotel Mandarin Oriental Tokio: las vistas no son el único lujo

Localizadas entre los niveles 30 y 36, dependiendo de la tipología y ubicación escogida, tendremos visuales hacia la bahía, la isla de Odaiba, la Skytree, el Palacio Imperial, la estación de Ginza y los rascacielos de la urbe.

Llegados a la habitación, podremos hacer el check-in en la comodidad de nuestro cuarto, con una bebida de bienvenida y un bonsái con una dedicatoria especial.

Los motivos de decoración de flor de cerezo en las cabeceras aportan un detalle extra, mientras que en los baños los artículos de tocador tienen el sello de Bottega Veneta.

En gastronomía, posiblemente no haya mejor lugar que reúna en un mismo sitio, tanta diversidad de estilos, con varias estrellas Michelin.

A modo de ejemplo, el restaurante Sense (con su estrella Michelin), ofrece un escenario fantástico para disfrutar de vistas hacia el este de la ciudad, además de una cocina cantonesa auténtica.

Los desayunos buffet son estupendos, variados e inmensos, con distintas opciones de pastelería, platos calientes, omelettes y frutas de estación, dentro de un largo listado de propuestas, para darle rienda suelta a cualquier gusto o elección de dieta.

El spa ofrece terapias tradicionales y exclusivas, además de tratamientos de belleza y experiencias energizantes. También, el sector “wellness” incluye hay un gimnasio completamente equipado.

Superior, elegante, distinguido, atractivo, con gracia y estilo. Los adjetivos y calificativos no alcanzan. Sólo permiten contextualizar parte de la grandeza de un hotel como el Mandarin Oriental Tokio.

Overall

9.6

  • 9 Ubicación
  • 9.5 Espacio en Habitaciones
  • 9.5 Servicio & Amabilidad
  • 10 Diseño & Decoración
  • 10 Gastronomía
  • 9.5 Wi-Fi & Tecnología
  • 9.5 Fitness Center
  • 9.5 Confort
  • 9.5 Experiencia