fbpx
Conocedores
Close

Ski Backcountry, la nueva tendencia que se impone en los centros de nieve

Por Juan Chiummiento

1 de agosto de 2019

Es una propuesta de travesías guiadas de ski fuera de pista. Lo distintivo es que puede realizarse tanto por esquiadores expertos como aquellos novatos que nunca practicaron el deporte

Aunque los centros de nieve explican su funcionamiento fundamentalmente en la práctica del ski, de a poco van surgiendo diferentes alternativas para ofrecer un abanico ancho de opciones. Una de ellas es el Ski Backcountry, una modalidad que viene in crescendo en los últimos años.

¿De qué se trata? Básicamente es una propuesta de travesías guiadas de ski fuera de pista. Lo distintivo es que puede realizarse tanto por esquiadores expertos como aquellos novatos que nunca practicaron el deporte.

Si bien hay diferentes niveles de dificultad, no requieren gran destreza física y aseguran la posibilidad de visitar lugares nunca antes pisados, siempre que la actividad se realice con un guía.

Uno de los lugares disponibles para realizar el ski backcountry en Argentina es el cerro Chapelco, cercano a San Martín de los Andes y calificado en distintas ocasiones como el mejor centro de ski en el país.

El servicio es ofrecido por Bosque de los Huskies, que ofrece distintos paseos en el lugar, ya que además tiene disponibles paseos en raquetas de nieve y en trineos tirados por perros.

La travesía dura apróximadamente dos horas -desde que se sale hasta que se vuelve de la plataforma 1600- y permite inmergirse en el bosque de lengas, especie característica del lugar.

Quienes ya hayan realizado ski de fondo encontrarán una similitud con la modalidad backcountry. Sin embargo, en este caso, gracias a la ayuda de una piel sintética que se pega a la base, se puede transitar en plano o en subida de manera más fácil y pudiendo recorrer grandes distancias

Sin dudas se trata de una experiencia que vale la pena conocer, no solo porque permite a aquellos poco duchos en la práctica del ski hacer sus primeras armas, sino también porque es una manera inigualable de estar en contacto directo con la exuberante naturaleza del lugar.