fbpx
Conocedores
Close

10 destinos imperdibles en Europa del Este

Conocedores.com

29 de enero de 2020

Desde Praga a Cracovia, o desde Budapest a San Petersburgo, diez lugares para no perderse, en esta región del Viejo Continente

La región de Europa del Este abarca, oficialmente, 21 países. Gran parte de ellos están marcados por edificios históricos y monumentos impresionantes, además de hermosos parques, calles con encanto y vida cultural agitada.

La buena noticia es que muchos de estos destinos tienen gastos de viajes relativamente baratos cuando hablamos en Europa.

Tanto para quienes planteen una escapada a una ciudad de Europa oriental como para quienes deseen realizar una ruta más larga por esta zona, desde #CONOCEDORES ofrecemos un listado con 10 destinos imperdibles.

1. San Petersburgo, Rusia

San Petersburgo fue fundada por Pedro el Grande en 1703. Es denominada popularmente “la Venecia del Norte” por su entramado de canales, aunque también presume de una colección de palacios majestuosos, catedrales barrocas y numerosos elementos de arquitectura imperial. Todo esto la convirtió en la primera ciudad moderna de Rusia y, a pesar de que ya no goza del título de capital nacional, la ciudad del Neva sí sigue teniendo el honor de ser la capital cultural del país.

2. Cracovia, Polonia

Gracias a que la ciudad de Cracovia soportó los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, hoy en día sigue conservando edificios de la vieja Europa que la convierten en el corazón histórico de Polonia, no en vano su centro fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Una visita debería incluir paradas en el castillo y la catedral de Wawel, la basílica de Santa María, la iglesia de San Andrés y las sinagogas de Kazimierz.

3. Praga, República Checa (foto de portada)

Praga es encanto europeo en estado puro: no nos extraña que sea una de las ciudades más visitadas de Europa del Este. Su rica historia se refleja en palacios barrocos, capillas románicas, construcciones modernistas… y el romántico puente de Carlos. Si a esto le añadimos su amplia oferta cervecera, Praga se convierte en un destino redondo y muy apetecible.

4. Budapest, Hungría

Dividida por el río Danubio en Buda y Pest, la capital de Hungría desprende majestuosidad a través de su mezcla de estilos arquitectónicos. Pasear sin rumbo por Budapest es una buena opción para ir descubriendo tesoros a lo largo del camino, pues su envidiable legado histórico se plasma en cada esquina. Sus lugares de interés incluyen el castillo de Buda, la Ópera Nacional, la plaza de los Héroes y la avenida Andrassy, entre muchos otros.

5. Mostar, Bosnia y Herzegovina

Aunque no sea propiamente una capital europea, Mostar tiene un encanto que enamora. Y es que si uno visita Bosnia y Herzegovina, no se puede dejar de hacer parada en este pueblo de cuento con uno de los puentes más bonitos que existen. La pintoresca zona adyacente a Stari Most, con callejuelas empedradas llenas de encanto, nos trasladarán a la época medieval.

6. Tallin, Estonia

La capital de Estonia sorprende gratamente con su repertorio de joyas modernas y medievales, por algo se denomina “la Reina del Báltico”. Desde asistir a recitales de música clásica a conciertos de jazz y actuaciones teatrales, recomendamos aprovechar la gran oferta cultural de Tallin, además de visitar sus lugares imperdibles, como el palacio Kadriorg, la puerta Viru, la plaza del Ayuntamiento, el museo Kumu, el mirador Patkuli… y muchos lugares más.

7. Riga, Letonia

Conocida como “la París del Este”, los más de 800 años de historia de Riga le otorgan un interés indiscutible. Destaca por encima de todo por acoger centenares de edificios de estilo art nouveau. Dar un paseo por su casco antiguo y pasar por el conjunto residencial de los Tres Hermanos, navegar por el parque de la colina del Bastión y no irse sin probar alguna de sus muchas cervezas artesanales.

8. Dubrovnik, Croacia

Dubrovnik experimentó un auge turístico importante durante los últimos años: se descubrió un destino mediterráneo ideal que mezcla el rico legado histórico del barrio antiguo con las magníficas playas de la costa adriática. Por eso, hay que descubrir las ruinas medievales de la ciudad, entre las que está su impresionante muralla o, si uno lo prefieres, recorrer las islas dálmatas y regalarse un festín a base de pescado fresco.

9. Kiev, Ucrania

Kiev se considera la cuna de la civilización eslava, y así lo avalan sus mil años de historia. La capital ucraniana destaca por su colorida arquitectura religiosa y por ser el centro cultural del país. La plaza de la Independencia, la calle Khreschatyk, la catedral de Santa Sofía, la catedral de Mikhailovsky y la iglesia de San Andrés son algunos de sus puntos de interés que hay que incluir en nuestro recorrido.

10. Ljubljana, Eslovenia

La capital eslovena ofrece al visitante un escenario pequeño pero atractivo en el que escaparse en busca de una dosis de tranquilidad. Deambular por los espacios verdes de la ciudad, pasear por las calles adoquinadas del casco antiguo y empaparse del ambiente universitario del que goza Ljubljana. No hay que perderse el parque Tivoli ni el castillo medieval.