fbpx
Apple lanzó las nuevas MacBook Pro ahora con notch: peor, imposible
19/10/21   |   Ciencia & Tecno

Apple lanzó las nuevas MacBook Pro ahora con notch: peor, imposible

En el peor evento de Apple en años, la compañía mostró que ya es hora de renovar la cúpula de la empresa, empezando por Tim Cook

Francisco.Folmer Redacción
Francisco.Folmer

Hace varios años, Apple viene tomando decisiones equivocadas en la presentación de muchos de sus productos. Al menos, eso es lo que pensamos los que tenemos productos de la compañía de la manzana de hace años (décadas), y seguimos la trayectoria de la firma desde su «renacimiento» en 2001 con los iPods primero y los iPhones años más tarde Este lunes, en un evento aburrido y tedioso, a pesar de su cortísima duración, Apple lanzó las nuevas MacBook Pro que ahora vienen con un notch en la pantalla.

Apple lanzó las nuevas MacBook Pro ahora con notch: peor, imposible

Muchos suelen pensar que desde que falleció Steve Jobs, hace diez años, y que Apple recordó sentidamente con un video recordando al fundador de la empresa, Apple nunca volvió a ser la misma. Bueno, tienen razón.

Desde los productos que siempre asombraban, aún aquellos que no fueron tan exitosos, a las presentaciones en el escenario del propio Jobs que no necesitaba super producciones visuales ni la presencia de 10 o 20 empleados para explicar de qué se trata cada nuevo «gadget», todo ha sido un cuesta abajo.

Si alguien podría pensar en qué no habría hecho Steve Jobs desde 2011, el listado es enorme.

Durante un tiempo, todo lo que Tim Cook hizo como CEO fue borrar todo lo que había hecho Jobs. Quitó el logo brillante detrás de la computadoras, sacó el cargador inalámbrico MagSafe de las laptops, discontunió una enorme cantidad de productos que hacían al ecosistema de Apple (incluyendo los routers y discos externos Time Capsule), decidió quitarle la famosa «i» a varios productos y aplicaciones (como iBooks, que fue rebautizada como Books), hizo desaparecer el famoso sonido al encender las computadoras y logró (no como un mérito) que los iPhones pierdan el refinamiento del diseño que había hasta el iPhone 4s… y que ligeramente continuó con la serie 5/5s.

Los iPhones dejaron de ser los más delgados del mundo, las protuberancias de las cámaras fueron cada vez más enormes (incluyendo la de los nuevos iPhone 13 Pro) y el iPhone X que presentó una renovación de diseño ligeramente atractiva, contó con un notch en la pantalla que fue polémico, pero que tenía cierta justificación: el revolucionario sistema de reconocimiento facial FaceID.

En los últimos dos años, tras los reclamos de los consumidores más estrictos de la compañía y la crítica de la prensa especializada (no los fanáticos acérrimos), fue como volver marcha atrás, a los orígenes «Jobianos». Cosas que habían desaparecido, volvieron a formar parte de los productos de Apple.

De las formas redondeadas horribles de los iPhones 6 en adelante, se volvió a un diseño con bordes planos, que también se replicó en las iPads. Las computadoras volvieron a tener el sonido característico al encenderse y este lunes todos los puertos que se habían quitado en las notebooks en 2016, volvieron a aparecer mágicamente. Pero…

Llegaron las nuevas MacBook Pro

Apple lanzó las nuevas MacBook Pro con un procesador superior, una pantalla de altísima calidad con tecnología de 120 Mhz, más memoria, más espacio en disco, más, más, más y más. Hasta que todo se fue desintegrando con la aparición de un notch en la mitad de la pantalla. ¿Era necesario? ¿Qué función cumple?

Apple lanzó las nuevas MacBook Pro ahora con notch: peor, imposible

Es la característica webcam de Apple que pasó de 720p a 1080p. Nada más. No hay FaceID y su justificación parece estar centrada en que se eliminaron los bordes del display. Sin embargo, no se eliminó el de la parte inferior, con lo cual, con un poco de sentido común, se podría haber quitado el del borde inferior, y mantener algo del superior, para no tener que ver una suerte de mancha en la mitad de la pantalla.

El regreso del MagSafe si bien es bienvenido, no parece tener nada diferente al de 2016, que se quitó sin que nadie lo pidiera.

Todo para computadoras que parten en los 2.000 dólares y llegan a casi los US$ 6.000 dependiendo de la configuración, para tener una enorme, ridícula, injustificada, mancha en el display. Es como si manejáramos nuestro coche, y una paloma dejara un «regalo» en nuestro parabrisas. Si hay algo que una pantalla no puede tener, es algo que obstaculice la visión o genere un ruido visual.

Y si hay algo que dejó claro este último evento de Apple de 2021, es que no sólo se extraña la ausencia de Steve Jobs, sino también la de Jony Ive, que si bien dejó la compañía en 2019, en realidad su partida se había hecho palpable tiempo atrás.

¿Quién quiere un iPhone con un notch en la pantalla o con una protuberancia enome en la parte de atrás?

¿Quién quiere una MacBook ahora con un notch y con un diseño que no se renueva realmente en casi una decada? Ni siquiera un upgrade en los colores: gris y gris oscuro. Nada que diferencia a simple vista una MacBook de 2012 de una de 2021.

Apple tuvo el peor evento en mucho tiempo. Ya la presentación del iPhone 13 que no tuvo ninguna novedad asombrosa, al igual que el Apple Watch 7, que sólo agrandó ligeramente la pantalla, pero no agregó ningún sensor, ya había sido una depresión.

Ahora, habrá que esperar a 2022 o 2023 o 2024 o… a que finalmente Tim Cook de un paso al costado y tome las riendas, alguien con el espíritu de Steve Jobs o al menos el alma de Jony Ive. Siempre dije, que no hay nada peor que un contador para dirigir una compañía. Y aunque si bien no es su profesión, durante la gestión de Jobs, Cook se ocupó de los números de la logística de Apple. Y si manejás números, ni el arte ni la creatividad corre por las venas. Ni en las de Tim, ni en las de Apple.

Fotografía
Apple Inc.

Más por conocer

Featured

Close