Conocedores
Close

CRÍTICA Apple lanzó el horrendo iPhone 11, pero puede ser una buena señal

Por Norberto Sica

11 de septiembre de 2019

De las líneas revolucionarias del iPhone original al increíblemente delicado iPhone 4 todo lo que ha hecho Apple desde entonces, es cuestionable, pero..

«Había una vez»… una empresa que era dirigida por un genio, emprendedor, obsesivo, talentoso y perfeccionista ser humano, llamado Steve Jobs, que creaba los productos tecnológicos más increíbles de la industria. Sin embargo, todo eso cambió cuando una enfermedad se lo llevó de la Tierra y la compañía pasó a ser dirigida por un señor  que fue elegido por saber mucho de números, aunque nada de estética. Y así, nació el horrendo iPhone 11, que sigue las líneas de hacer cada año un teléfono más feo, empezando por el iPhone 6.

De las líneas revolucionarias del iPhone original al increíblemente delicado iPhone 4 (y 5), todo lo que ha hecho Apple desde entonces, es concebir smartphones que espantan el buen gusto.

Ahora bien… ¿por qué se siguen vendiendo millones y millones de unidades? Pues, porque tiene el mejor sistema operativo, el mejor ecosistema y el mejor marketing, con un legado que dejó Don Jobs.

El iPhone 11 Pro es una abominación estética con tres lentes que sobresalen como si fueran ollas en una cocina eléctrica o un búho con alguna malformación con tres ojos que asustan en la noche.

Entendiendo la fascinación de un mundo medianamente dominado por el fanatismo de las redes sociales, en donde cada persona quiere sacarse una foto en cualquier momento y situación, es claro que Apple cree (con cierta razón) que «la mejor cámara es la que se tiene encima». Pero no todos los usuarios, estamos dispuestos a sacrificar la estética por un armatoste casi diabólico sólo por el hecho de tener una cámara que saque una mejor foto (que por ahora, nunca será igual a la de una cámara profesional, por más debate que quieran imponer).

Millones de usuarios queremos un teléfono que vuelva a seguir esas líneas del iPhone 4 o 5, con la tecnología de hoy, con un Face ID sin un notch tan grotesco, y ese ecosistema tan brillante que surgió de la mente de Jobs.

Hace muchos años, que vengo insistiendo en que es necesario que Apple haga con el iPhone lo que hizo con las Mac. Una Macbook tradicional, una MacBook Air y una MacBook Pro.

Hoy, dio el primer paso en esa idea. Lanzó un iPhone 11 tradicional, un iPhone 11 Pro (no tan Pro), pero sigue sin prestarle atención a los que buscamos un iPhone Air: ligero, delgado, liviano, elegante (pero poderoso).

No hay dudas, de que el iPhone 11 Pro es horrendo. Sólo basta leer los comentarios en las redes, que son «tapados» por los supuestos profesionales de la industria que dicen «que es mejor que como se veía en los renders». (O sea, no es tan feo, pero sí es feo).

Pero quizás, sea una buena señal. Quizás, en 2020, Apple nos sorprenda con un iPhone Air.

(Aclaración: soy usuario de Apple y poseo distintos productos incluyendo MacBook Pro, MacBook, iMac 4K, iPhone XS, iPhone SE,  iPad Pro 11, Apple TV, Time Capsule, Apple Watch Series 4, entre otros).