fbpx
Conocedores
Close

¿Qué hacer ante accidentes de tránsito múltiples?

Conocedores.com

27 de marzo de 2020

Las causas de los choques de vehículos son múltiples y el factor humano es el principal causante. ¿Qué hacer para reducir las probabilidad de un accidente?

Los accidentes de tránsito múltiples suelen darse en un menor número de casos frente a los que involucran sólo dos vehículos, aunque sin embargo, los factores que los causan tienen varios puntos en común.

En primer lugar, los factores humanos ocupan el mayor porcentaje de choques, desde una desatención al camino o ruta, a estar bajo los efectos del alcohol (la mayor causalidad de hechos viales), medicinas o estupefacientes.

Por supuesto, realizar maniobras imprudentes o efectuar adelantamientos en lugares prohibidos, son otras de las causas, que se suman a situaciones como desobedecer las señales de tránsito, circular por el carril contrario o hacerlo a una velocidad no permitida.

Sobre este último item, un informe de la Organización Mundial de la Salud, indica que una disminución del 5% en la velocidad promedio puede resultar en una reducción en el número de colisiones mortales.

Cuanto mayor sea la velocidad del vehículo, mayor será la distancia necesaria para detenerlo y, por ende, el riesgo de que se produzca una colisión. Por ejemplo, cuando se circula a 80 km/h en una vía de tránsito seca, la distancia recorrida antes de reaccionar ante una situación de riesgo es de alrededor de 22 metros y un total de 57 metros antes de que el vehículo se detenga por completo.

En cambio, a 50 km/h se recorren alrededor de 14 metros antes de reaccionar y un total de 27 metros antes de detenerse completamente.

Hay que incorporar al listado otros factores como la fatiga del conductor por apnea o falta de sueño, distraerse con el uso del teléfono celular o usar inadecuadamente las luces del vehículo, especialmente en condiciones de baja visibilidad.

En el caso de los choques en cadena o accidentes de tránsitos múltiples, pueden resultar más problemáticos ya que además de los daños materiales o personales, se agrega el elemento de determinar quien es el responsable principal del hecho.

Como regla general, todo vehículo que conduzca detrás de otro debe dejar una distancia prudencial, que le permita detenerse, en caso de un freno repentino o una maniobra imprudente, ya que si no se respeta esa distancia puede ser considerado culpable de la colisión.

Si uno sufre un golpe por detrás y, por inercia, uno golpea al vehículo delantero, siempre tendrá la responsabilidad el primero que impacte.

Como estas situaciones pueden generar cierta confusión para ser compensado debidamente, es necesario tomar registro de cada uno de los involucrados, y asesorarse con un abogado especializado en accidentes de tránsito para que haga los análisis correspondientes y presente las solicitudes a las compañías aseguradoras.