Conocedores
Close

9.0

REVIEW Hotel Four Seasons The Westcliff: un Johannesburgo superior

Por Norberto Sica

2 de mayo de 2019

La propiedad es especial en cuanto a su ubicación elevada sobre una ladera, en uno de los barrios residenciales más lujosos de la ciudad

Johannesburgo, también conocida como la Ciudad del Oro, tiene muchas propuestas para ofrecer, ya sea en el centro de la ciudad con sus museos y centros de compras, o en los alrededores con sus paisajes naturales salvajes. Y mitad de camino, entre el bullicio y la calma de uno de los barrios residenciales más exclusivos, se levanta el mágico Four Seasons The Westcliff.

La propiedad es realmente especial en cuanto a su ubicación elevada sobre una ladera, con vistas directas de la ciudad, para presenciar magníficos atardeceres y amaneceres, con una mirada a los vecindarios más antiguos, grandes mansiones y hasta la famosa torre Hillbrow.

Desde el aeropuerto, tendremos un recorrido de unos 40 minutos en auto, mientras llegar al downwtown y a otras zonas turísticas claves, nos requerirá unos 20 minutos.

Es una suerte de resort abierto, pero como si estuviéramos en una «little village» para unos pocos afortunados.

Originalmente pensado como una finca residencial, Four Seasons se hizo cargo de la propiedad en diciembre de 2014, para darle su toque de elegancia y modernidad característico, sin perder su impronta ni por un momento su impronta histórica.

El complejo se distribuye en nueve bloques de edificios cada uno con nombre propio (Cullinan, Kimberley, Golden Jubilee, Maboneng, Egoli, Parktown, North Lodge, Rosebank, Melville), conformando un total de 117 habitaciones y suites.

Las habitaciones son cómodas y amplias, muchas de ellas con balcones privados o terrazas.

Cada cuarto tiene una temática personal en su decoración, pero manteniendo el uso intensivo de colores en detalles y objetos.

En el caso de la habitación en la que nos alojamos, hubo una gran combinación de paredes y techos grises, con almohadones anaranjados en la cama y con formas geométricas en los sillones.

Los amplios ventanales dejan entrar la luz del sol, incrementando la sensación de espaciosidad.

Las camas de Four Seasons son únicas, con sábanas de algodón egipcio, tal cuál a las que se pueden encontrar en cualquier otra propiedad de la cadena.

Como amenidades, también ofrece un completo escritorio con conectores universales (un gran alivio para los viajeros), máquina Nespresso de cortesía y pava para disfrutar de una amplia selección de tes.

Los baños de mármol cuentan con ducha y bañeras separadas, con artículos de tocador de lujo y dos vanitories individuales, lo que resulta más que cómodo para parejas que quieren tener sus elementos bien distribuidos.

Entre las amenidades nos encontramos con una piscina principal, un fitness center y un spa que ofrece una decena de tratamiento y cuenta con su propia piscina.

Los dos restaurantes principales y el bar al aire libre, permiten conseguir vistas fantásticas. A uno de ellos, se accede por ascensor lo que nos pone al tope de la altura de la propiedad.

Los desayunos son continentales, con yogures, cereales, pastelería, quesos y fiambres, a los que se pueden agregar platos calientes del menú.

Four Seasons es Four Seasons. Y The Westcliff es una opción especial y privilegiada para quienes quieran vivir Johannesburgo con otra mirada.

Overall

9.0

  • 9 Ubicación
  • 9.5 Vistas Panorámicas
  • 9 Espacio en Habitaciones
  • 9.5 Decoración & Estilo
  • 8.5 Layout & Confort
  • 9 Amabilidad & Servicio
  • 9 Fitness Center
  • 8.5 Desayuno
  • 9 Amenidades
  • 8.5 Experiencia Personal