fbpx
Conocedores
Close

¿Se logra inmunidad tras haber sido contagiado por el coronavirus?

Conocedores.com

4 de abril de 2020

Una de las grandes preguntas que deja el COVID-19 es si una persona puede volver a infectarse luego de haber contraído la enfermedad

Una de las grandes preguntas que plantea la pandemia del COVID-19 es un paciente logra inmunidad tras haber sido contagiado por el coronavirus.

Un informe publicado por la revista Smithsonian, indica que probablemente los pacientes recuperados sean inmunes, aunque los científicos no están seguros de cuánto tiempo dura esa «protección».

La resolución rápida de la pandemia depende de un factor crucial: qué tan bien el sistema inmunitario de una persona recuerda al SARS-CoV-2, el virus detrás de la enfermedad, después de que una infección se haya resuelto y el paciente recuperó la salud.

Este fenómeno, llamado memoria inmune, ayuda a nuestros cuerpos a evitar la reinfección e influye en la potencia de los tratamientos y vacunas que salvan vidas. Al matar de hambre a los patógenos de los huéspedes para infectar, los individuos inmunes cortan la cadena de transmisión y refuerzan la salud de toda la población.

Los científicos aún no tienen respuestas definitivas sobre la inmunidad contra el SARS-CoV-2. Por ahora, parece poco probable que las personas que tuvieron la enfermedad vuelvan a contraerla, al menos dentro de los límites del brote actual.

Pequeños estudios preliminares en animales sugieren que las moléculas inmunes pueden permanecer durante semanas (al menos) después de una exposición inicial. Sin embargo, debido a que los investigadores solo han sabido sobre el virus durante unos meses, aún no pueden predecir con seguridad cuánto tiempo durarán las defensas inmunes contra el COVID-19.

Cuando un patógeno rompe las barreras del cuerpo, el sistema inmunitario producirá una variedad de moléculas inmunes para combatirlo. Un subconjunto de estas moléculas, llamadas anticuerpos, monta ataques repetidos hasta que el invasor es purgado del cuerpo.

Aunque el ejército de anticuerpos disminuye después de que una enfermedad se resolvió, el sistema inmunitario puede preparar un nuevo lote si vuelve a ver el mismo patógeno, a menudo anulando la nueva infección antes de que tenga la oportunidad de causar síntomas graves. Las vacunas simulan de manera segura este proceso exponiendo al cuerpo a una versión inofensiva o una pieza de un germen, enseñando al sistema inmunitario a identificar al invasor sin la necesidad de soportar una enfermedad potencialmente agotadora.

Debido a que el SARS-CoV-2 solo se descubrió recientemente, los científicos aún no saben cómo el sistema inmunitario humano tratará este nuevo virus. Han aparecido informes en las últimas semanas de personas que dieron positivo al virus después de aparentemente recuperarse de COVID-19, lo que generó cierta sospecha de que su primera exposición no fue suficiente para protegerlos de un segundo ataque de enfermedad. La mayoría de los expertos no creen que los resultados de estas pruebas representen reinfecciones.

Por el contrario, es posible que el virus nunca haya salido de los cuerpos de los pacientes, cayendo temporalmente por debajo de los niveles detectables y permitiendo que los síntomas disminuyan antes de surgir nuevamente. Las pruebas también son imperfectas y pueden indicar incorrectamente la presencia o ausencia del virus en diferentes puntos.

El COVID-19 provoca un efecto más fuerte que el resfriado común, por lo que los anticuerpos capaces de defenderse de este nuevo coronavirus pueden tener una oportunidad de permanecer más tiempo. En términos generales, cuanto más grave es la enfermedad, más recursos dedicará el cuerpo a memorizar las características de ese patógeno, y la respuesta inmune será más fuerte y duradera.