Conocedores
Close

St. Moritz – Suiza: un destino para elegir en cualquier momento del año

Por Norberto Sica

13 de agosto de 2018

El pequeño poblado en los Alpes Suizos, está rodeado de lagos y montañas. Y si bien es el elegido para deportes de nieve durante el invierno, el verano no deja de sorprender por sus maravillosos paisajes. Imágenes que lo dicen todo

St. Moritz es mucho más que un pequeño poblado alpino rodeado de lagos, montañas y ríos, con aguas transparentes y un aire que se respira con pureza. Hay una sensación de bienestar, de satisfacción, de redescubrimiento. Nuestro interior se conecta con la naturaleza, casi como si la Tierra fuera Gaia. Y la cultura, con años de historia, acumula pergaminos para mostrarnos arquitectura, arte, actividades al aire libre, deportes y tradiciones gastronómicas.

Si bien fue la cuna de los deportes invernales y es el lugar elegido como uno de los más exclusivos para la temporada de temperaturas más bajas, con sus propuestas de ski y polo sobre hielo, el verano tiene un encanto particular.

Ubicada a unos 1800 metros de altura, el número de días soleados en St. Moritz está por encima del promedio.

¿Qué se puede hacer durante el verano? Además de opciones como senderismo o mountain bike, los viajeros podemos practicar vela, remo, windsurf, kitesurf o montar a caballo. Y por supuesto, los escaladores podrán disfrutar plenamente en la Alta Engadina y sus diferentes recorridos con distintos grados de dificultad.

A sus edificios históricos, se suman otros modernos como Chesa Futura (Casa Futura), construida por el estudio del reconocido Norman Foster. La forma de la estructura (como una suerte de burbuja) es novedosa, con su armazón y revestimientos de madera, uno de los materiales de construcción más ancestrales y sostenibles.

El conjunto arquitectónico está constituido por tres plantas de departamentos que apuntan al lago St. Moritz y un nivel subterráneo que incluye un garage.

Y tal como lo indica su slogan, «Top of the World», en lo más alto del mundo se encuentran también sus opciones de alojamiento como el exclusivo hotel Badrutt’s Palace (clic aquí para leer la review), junto a las principales marcas de lujo del mundo.

St. Moritz, es un lugar de tradiciones, en donde la naturaleza y la sofisticación se unen, para vacaciones que -ya sea cualquiera la época del año que elijamos- serán inolvidables.