fbpx
Conocedores
Close

Usupin: esta es la mascota oficial de Ushuaia, uno de los mejores destinos de Argentina

Conocedores.com

5 de julio de 2019

Tiene el objetivo de transmitir las riquezas naturales y principales atractivos de la ciudad más austral del mundo

La ciudad de Ushuaia, uno de los principales destinos de Argentina, presentó Usupin, su mascota oficial, un simpático pingüino con símbolos de fuego y de la tribu Yámana.

Como mascota oficial de Ushuaia, tiene el objetivo de transmitir las riquezas naturales y principales atractivos de la ciudad más austral del mundo, posicionando la experiencia única de visitarla en cada estación del año.

El sector turístico de la ciudad representa la llegada de más de 400 mil turistas por año. Uno de cada tres visitantes llega en viajes de cruceros turísticos y este segmento es el responsable de que la ciudad tenga el puerto turístico más activo del Hemisferio Sur.

La historia detrás de Usupin

Nadando desde el sur del Canal Beagle, llegó Usupin, un pingüino que se enamoró de la ciudad de Ushuaia, del atardecer en la bahía, las montañas nevadas, las noches largas del invierno y los días interminables del verano, los bosques de lenga en otoño y la naturaleza en estado salvaje.

Su misión es mostrar su ciudad al mundo.

Usupin parece tímido al principio pero ama conocer gente nueva y tiene infinitas cosas para mostrar y compartir.

La tribu de Usupin conocía a los Yámanas, el pueblo originario de la ciudad; por eso lleva en el pecho el dibujo de una canoa y su estilo de vida tendrá mucho que ver con el agua, el fuego, la bondad yámana, su enorme ética y cuidado de la naturaleza, su amor por los niños y el respeto por los mayores.

Se viste de rojo, porque es el color de la energía y la representación de la Tierra del Fuego, un lugar hermoso y acogedor.

La historia detrás de las mascotas

La palabra «mascota» proviene del término francés «mascotte» que significa amuleto de la suerte. En la antigüedad, la palabra mascota se asoció con objetos inanimados tales como un mechón de pelo o el mascarón de proa de un barco de vela. Pero desde comienzos del siglo XIX y hasta nuestros días, el término está vinculado a un animal de la suerte.